Borrar
El Bilbao Athletic sacó un punto de oro en Zubieta. Athletic Club
Los 'cachorros' se dan un baño de bronce

Los 'cachorros' se dan un baño de bronce

Empate sin goles ·

El Bilbao Athletic, que jugó con uno menos más de una hora, suma un punto ante la Real C suficiente para regresar a Primera Federación

Robert Basic

Bilbao

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 20 de abril 2024, 21:52

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Bilbao Athletic solo ha tardado una temporada en recuperar lo que jamás debió perder. El año pasado bajó al cuarto escalón del fútbol nacional y ahora, con Carlos Gurpegui en el banquillo, acaba de regresar a Primera Federación. Los 'cachorros' se han dado este sábado un baño de bronce en Zubieta, donde han empatado sin goles con la Real Sociedad C a pesar de jugar más de una hora con uno menos por la expulsión de Duñabeitia. A los bilbaínos les bastaba con un punto para certificar el ascenso y lo consiguieron con un fútbol gremial y solidario. Terminaron abrazados en el terreno de juego, dando botes y cantando porque el objetivo estaba en el bolsillo a falta de dos jornadas para la conclusión de la liga.

La presión alta tirada por la Real desde el pitido inicial no tardó en desvanecerse gracias a la buena salida de balón de los rojiblancos. Arruti, Martín y Gorosabel intentaban robar en zonas de peligro, apoyados sobre todo por Pontones, pero los jugadores de Gurpegui siempre encontraban la manera de encontrar un hueco por el que colar el balón y marcharse. Gerenebarrena trabajaba bien en la medular, activo y sin parar de ofrecerse como apoyo, mientras que Hugo Rincón y Adama se pegaban unas carreras largas por los costados. Poco a poco, el Bilbao Athletic se hizo con el control del choque y comenzaba a dejarse ver por los dominios del portero local Galindo.

Fue precisamente el meta txuriurdin quien estuvo a punto de regalar el 0-1 en el minuto 10. Se lio con el balón en los pies, quiso sacarlo y lo estrelló en Ibon Sánchez. El rechace le llegó a Izeta, quien perdonó a los donostiarras. Fue el primer aviso de los 'cachorros', mientras que la Real no terminaba de llevar peligro al área bilbaína. Arruti dispuso de una buena ocasión tras pérdida de los rojiblancos en la medular, pero Padilla atrapó fácil el remate del centrocampista. La mejor ocasión de la primera parte fue para Izeta, quien cabeceó fuera un magnífico centro de Varela. Se llevó las manos a la cabeza el delantero, máximo goleador del filial, incapaz de entender cómo se le había escapado un caramelo tan sabroso. Luego tuvo otra, desde la frontal del área, con un lanzamiento se que fue alto.

Los 'cachorros' no paraban de amagar con soltar un buen gancho en el hígado de la Real, pero no terminaban de completar el golpe. Entonces el partido se puso cuesta arriba con la expulsión de Duñabeitia poco antes del descanso. Una pérdida de De Luis obligó a intervenir al central, quien entró y derribó a un rival cuando se iba hacia Padilla. El árbitro no dudó y le mostró la roja. Gurpegui retiró a Ibon Sánchez y dio entrada a Egiluz para recomponer la defensa.

Aguantar y amenazar

Tras el paso por los vestuarios, la consigna era clara. Juntar las líneas, blindar los accesos hacia Padilla y montar transiciones rápidas. La Real solo tuvo una ocasión clara y fue por un resbalón de De Luis. Cayó en el área y el balón le llegó a Gorosabel, cuyo remate lo sacó casi bajo los palos Egiluz. Fue el único susto que sufrió el Bilbao Athletic, que en varios tramos de la segunda parte controló el choque y pisó el terreno rival.

Rincón probó suerte desde lejos a falta de un cuarto de hora para el final y su tiro se estrelló en la defensa txuriurdin. El tiempo pasaba y trabajaba para los rojiblancos, quienes cantaron el alirón en Zubieta. Vuelven a ser de bronce.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios