Cambio de guion para el Athletic

Berizzo reclama más presión a sus jugadores durante el choque./
Berizzo reclama más presión a sus jugadores durante el choque.
JON RIVAS

No ha pasado un siglo, pero lo parece, porque las cosas han cambiado muchísimo, pero recuerdo aquella asignatura de Cine en la Facultad de Periodismo. Aparte de la teoría, de la historia del cine y de muchas horas en el bar Baserri tomando cocacolas e ilustrándonos por libre en la asignatura, con vídeos Betamax de Rambo, el trabajo final, en el que los alumnos debíamos esmerarnos, consistía en rodar una película. De las de entonces, claro, en formato Super 8, que había que enviar después al laboratorio fotográfico para su revelado y posterior montaje. Para más complicación, decidimos, además, que sería sonora, así que tuvimos que buscar una cámara -que no era fácil-, que grabara sonido, y un proyector que lo reprodujera.

Pero el primer paso era elaborar el guion. El asunto nos ocupó varias semanas: buscar una idea, discutirla, descartar tonterías, escribir los diálogos, las voces en off, pensar las escenas, y todas las tareas que se le suponen a un equipo serio de producción. Por fin, después de muchas discusiones entre todos -lo que ahora se llama 'brainstorming', aunque entonces no tuviéramos ni pajolera idea de que existiera esa expresión-, conseguimos elaborar el guion, escribirlo en la Olivetti correspondiente, y sacar fotocopias para cada uno de nosotros.

Pero cuando tocó rodar, ¡ay amigo!, empezamos a darnos cuenta de que aquello no iba a funcionar. Tiramos las copias de los guiones a la papelera y empezamos a improvisar. Al final salió bien, incluso algunas escenas de aquella película de humor, resultaron desternillantes. Nos pusieron una nota muy alta.

Eduardo Berizzo también tenía su guion escrito desde hacía varias semanas. Probablemente, desde antes de comenzar la temporada. El libreto contaba que Kepa Arrizabalaga iba a ser su portero titularísimo, pero apareció el Chelsea y tuvo que arrancar varias hojas de ese guion y redactar otras, con Herrerín ocupando el papel protagonista en la portería; Álex Remiro como secundario y Unai Simón de gira por provincias. La lesión de Herrerín lo cambió todo. En el nuevo cásting, Remiro apuntaba a protagonista, y se llamó de urgencia a Unai Simón, que seguía con sus bolos en Elche. Berizzo tuvo que ocupar sus veladas en reescribir los papeles.

Pese a las noches de insomnio, lo que escribió no le acabó de gustar. ¿Qué hizo? Como nosotros en la asignatura de Cine: arrojar el guion a la papelera y presentar uno nuevo en el último momento, casi ya cuando sonaba la claqueta, y en los créditos de su película, sorprendentemente, era Unai Simón, el cuarto de la fila apenas un mes antes, quien aparecía como protagonista.

En la película tampoco aparecieron algunos personajes que habían sido habituales en anteriores versiones, aunque eso parecía asumido, y cambió el reparto. Uno de los nuevos, Peru Nolaskoain, nunca olvidará su debut en San Mamés. Marcó el gol que ponía al Athletic por delante, aunque empató el Leganés y el equipo de Berizzo tuvo que remar de nuevo. Hasta el final, cuando en el descuento, Iker Muniain le dio los tres puntos e hizo bueno el último guion del entrenador argentino. Dentro de esas 38 Ligas que, dice, hay en cada partido, la primera ya la ha ganado. Y, por cierto, que el cuarto de la fila hace apenas quince días, se ganó el papel protagonista con un paradón después de un cabezazo a bocajarro de Ojeda.

Al final como en la película de la Uni, todo salió bien. Aunque todavía tiene margen el Athletic para mejorar, la afición de San Mamés le puso buena nota a su equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos