Por el camino marcado en el Villamarín para un Athletic sin Aduriz

El buen ambiente impera en el vestuario rojiblanco, que espera hacer un buen partido de fútbol esta noche en el Benito Villamarín./Jordi Alemany
El buen ambiente impera en el vestuario rojiblanco, que espera hacer un buen partido de fútbol esta noche en el Benito Villamarín. / Jordi Alemany

Los rojiblancos visitan hoy uno de sus campos fetiche, el del Betis, con el partido ante el Madrid como modelo a seguir y sin su punta

ROBERT BASIC

El Athletic tiró migas por el camino mientras comía en la misma mesa con el Real Madrid y ahora no puede perderse, no debe. Está obligado a respetar las señales, a seguir el olor del pan. Sabe por dónde tiene que ir, qué es lo que hay que hacer y de qué manera. La ruta está marcada, acotada, y solo cabe atravesarla respetando una serie de normas testadas con éxito ante uno de los mejores equipos del mundo. Los rojiblancos han convertido el duelo con los blancos en un modelo de conducta, en un paradigma, que piensan aplicar en todos sus compromisos. Si lo logran, si lo hacen de verdad, volarán. Por ejemplo, esta noche frente al Betis, en uno de sus campos fetiche, donde ha ganado cinco veces en las últimas ocho visitas ligueras. El Benito Villamarín, donde la vida es más fácil y todo fluye con naturalidad, es un magnífico escenario para demostrar que lo del otro día no fue una casualidad, sino fruto de un compromiso adquirido casi a perpetuidad, sin importar la camiseta ni el rival que la viste. Si los hombres de Eduardo Berizzo muerden a los béticos igual que a los 'merengues', aun sin su artillero mayor Aduriz, se quedarán con la presa. Y darán miedo. Mucho. Solo hay que seguir las migas.

En su comparecencia previa al duelo de esta noche, que la Liga retrasó hora y media por altas temperaturas, Berizzo reivindicó la exhibición contra los blancos y quiso despojarla de su carácter extraordinario. «La actuación contra el Real Madrid no nos relaja, nos obliga. Dimos un nivel del que no podemos bajar», expuso el argentino. Está decidido a volar a la misma altura y no desviarse del camino marcado, en el que se cruza ahora con el Betis. Un rival atractivo que pondrá a prueba la mentalidad de los rojiblancos y verificará su determinación de disputar cada balón como si les fuera la vida en ello. Lo hará además con un fútbol atrevido, de toque, que a veces roza el suicidio y que últimamente anda escaso de pólvora. Los de Quique Setién, del que Berizzo dice que le preocupa la «estética del juego», solo han marcado un gol en lo que va de temporada (más de cuatro horas de fútbol) y lo hizo Joaquín, en el gran derbi, que se tiñó de verdiblanco.

Los dos equipos se conocen a la perfección y las cartas están encima de la mesa. Tras el entrenamiento de ayer en Lezama, el técnico argentino dio una convocatoria de 19 en la que no estaba el 'tocado' Aduriz y sí el aún renqueante Muniain. Por eso metió a un hombre más en el avión, porque esperará hasta el último momento para saber si puede contar con el navarro. El Athletic volverá a jugar lejos de San Mamés después de cuatro meses y medio -han pasado exactamente 134 días desde su última salida, en Mendizorroza- y lo hará con un dibujo diferente y alguna que otra novedad en el once. ¿Por qué? «Para presionar a una defensa de cinco hay que cambiar el dibujo. Necesitamos sumar un compañero al delantero centro, protegernos en los costados y apretar bien el centro del campo», avanzó el 'Toto', quien modificará su habitual 4-3-3 con el objetivo de contrarrestar el sistema de los tres centrales béticos y una medular móvil, cambiante y asociativa.

Variantes

Con Aduriz fuera y Muniain en modo duda, Berizzo compondrá un once bien armado y contundente. Tal vez apueste por un 4-4-2 con las bandas bien blindadas y otro delantero que apoye al sustituto del donostiarra, que debería ser Williams. El bilbaíno podría tener al lado a Raúl García, cuyo fútbol gana en solvencia cuando está cerca del área. Y una de las grandes novedades sería la reaparición de Balenziaga, hasta ahora inédito en lo que va de Liga y que apunta al lateral izquierdo, según reconoció el propio técnico. Si esto se confirma, Yuri adelantaría su posición y por el costado zurdo no pasaría ni el aire, mientras que en el otro lado se ubicaría Susaeta por delante de Óscar de Marcos.

El Betis viene de jugar el jueves contra el Olympiacos en Atenas -tampoco marcó (0-0)- y Quique Setién ha tenido dos días para preparar la visita del Athletic. Un Athletic reforzado en sus convicciones y que quiere seguir su camino. Solo hay que seguir las marcas y respetar las señales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos