Caparrós: «Tengo leucemia crónica»

Joaquín Caparrós, en el partido de hoy contra el Valladolid. / EFE

El entrenador del Sevilla y extécnico del Athletic desvela que padece la enfermedad tras el partido que su equipo ha ganado en Valladolid

Robert Basic
ROBERT BASICBilbao

Joaquín Caparrós ha encogido este domingo el corazón del mundo de fútbol con un anuncio que ha estallado como una bomba en el interior del Nuevo José Zorrilla y su onda expansiva se ha transformado en una ola de solidaridad y afecto. «Me han dicho que tengo leucemia crónica», ha confesado el entrenador del Sevilla y extécnico del Athletic. Lo ha hecho con una tranquilidad asombrosa y alejado de todo tipo de fatalismo, sereno y decidido a disfrutar de la profesión que le apasiona y no piensa abandonar. Las muestras de cariño no han parado de sucederse y su móvil se ha colapsado con los mensajes recibidos, a los que no ha podido contestar como le hubiera gustado porque eran infinitos. Su equipo le ha regalado una victoria importantísima en el feudo del Valladolid que le aproxima al objetivo de la Champions.

Acompañado por el presidente José Castro y el director deportivo Ramón Rodríguez Verdejo 'Monchi', el utrerano ha querido hacer pública su enfermedad y dar por zanjado un asunto del que no volverá a hablar. «Siempre he dicho que me hierve la sangre roja –esta expresión la usó también el día de su presentación en San Mamés en verano de 2007– y parece que ahora ha habido un pique con la blanca. Me han dicho que tengo una leucemia crónica, pero puedo hacer vida normal y quiero disfrutar de mi profesión», ha expuesto el preparador andaluz, entero ante una de las batallas más duras de su vida. «Tengo que dar las gracias a todo el mundo y comentar que no debo seguir ningún tratamiento, así que todos tranquilos», ha subrayado Caparrós.

El utrerano dejó huella en Bilbao, donde estuvo cuatro temporadas y metió al Athletic en una final de la Copa tras más de dos décadas de espera. Aquel día –4 de marzo de 2009– se impuso precisamente a su Sevilla en San Mamés y no pudo contener las lágrimas. Todavía se le recuerda hablando con la voz entrecortada y señalando a la grada, que se había vaciado para bajar al césped y celebrar la hazaña. Era un hombre feliz, que supo entender el significado de un club único y de su gente. Jamás flaqueó en su etapa bilbaína y eso que su puesto corrió peligro. «Mi segundo apellido es Camino y no tengo miedo. Recuerdo cuando empezaba a entrenar y hacía cientos de kilómetros con un coche viejo en el que los parabrisas no funcionaban y tenía que limpiar la nieve con la mano», dijo en una de sus muchas comparecencias en Lezama. Salió de aquella y está convencido de que saldrá de esta, que tampoco le asusta. «Voy a disfrutar de la oportunidad de entrenar más enchufado que nunca», ha comentado en Valladolid.

Ánimos del Athletic

Ibaigane se ha acordado de inmediato de su exentrenador y le ha mandado un cariñoso mensaje por las redes sociales. «Ánimo Joaquín, no vas a estar solo en la batalla que ahora comienzas. Tienes el aliento y la fuerza de toda tu familia rojiblanca, la del Athletic. Eres un león y saldrás victorioso. Aupa Jokin! Goazen!». También leha escrito el presidente Aitor Elizegi: «Aupa Jokin! Tienes dos aficiones deseándote lo mejor, y a San Mamés animando a tu favor. Jotake!». Él ya lo sabe.