Locura en Alzira: así ha celebrado su afición el emparejamiento con el Athletic en la Copa del Rey

No será la primera vez que los rojiblancos jueguen en el Luis Suñer Picó, donde ya disputaron un amistoso en la pretemporada inicial de Bielsa en el banquillo

Igor Barcia
IGOR BARCIA

El Athletic viajará a Alzira para comenzar su andadura en una nueva edición de la Copa del Rey. Y allí, en el municipio valenciano, han recibido el emparejamiento con el club bilbaíno por todo lo alto. Muestra de ello es la reacción de sus aficionados en un bar de la localidad en el momento en el que se conocía la eliminatoria entre los dos equipos. Pura locura.

No será la primera vez que el Athletic juegue en el Luis Suñer Picó, porque el Alzira fue el primer rival de pretemporada de los rojiblancos el 20 de julio de 2011. Fue la primera ocasión de ver en acción al Athletic de Marcelo Bielsa, algo que no se quisieron perder 4.000 aficionados, la gran mayoría aficionados rojiblancos veraneantes en la Comunidad Valenciana y que convirtieron el Suñer en un campo rojiblanco.

Aquel Athletic se encontraba realizando su pretemporada en Oliva, por lo que fue un desplazamiento cómodo de poco más de 50 kilómetros y ante un rival que entonces militaba en Tercera. El amistoso se saldó con un 0-3 favorable al Athletic, después de que la primera parte terminara sin goles. Pero en la segunda parte Bielsa metió a sus pesos pesados al terreno de juego, con Fernando Llorente, Toquero, Gabilondo, Iraizoz, Iraola, Castillo, San José, Amorebieta, David López y Ruiz de Galarreta. En 10 minutos Fernando Llorente metió dos goles, mientras Gurpegui completó el marcador.

Quien recordará el amistoso será Ander Herrera, ya que fue su estreno como futbolista del Athletic tras ser fichado ese verano procedente del Zaragoza. Ahora, 11 años después, tiene la oportunidad, si se recupera de la lesión que sufrió ayer en Barcelona, de pisar de nuevo el césped donde se enfundó por vez primera la camiseta rojiblanca.