El Celta ya ha vestido de celeste al defensa portugalujo. / celta

Si el Celta quiere comprar a Nuñez deberá pagar al menos 7 millones

El Athletic y el club vigués cierran la cesión del central hasta 2023, con posibilidad de prórroga, que contempla la asunción total de la ficha del defensa por parte del conjunto gallego

Robert Basic
ROBERT BASIC Harsewinkel

El Athletic y el Celta han cerrado el acuerdo por el que Unai Nuñez jugará en el conjunto vigués hasta el 30 de junio en calidad de cedido. El anuncio se había hecho la semana pasada, pendiente de trámites burocráticos y médicos, por lo que ha sido este miércoles cuando se han firmado los papeles y el jugador ha estampado su firma en el contrato que le vincula con los gallegos. Lo novedoso del trato es que la entidad celeste deberá pagar al menos siete millones de euros a Ibaigane si decide finalmente quedarse con el central en propiedad. Esta situación se daría si se ejecutara la cláusula automática de un nuevo préstamo, contemplado en la operación ya sellada, lo que obligaría a la institución de Balaídos a comprar al portugalujo. Y hay más: la elevada ficha del futbolista la asumirá en su totalidad el nuevo club del hombre que nació y creció futbolísticamente en Lezama. Un buen movimiento de los rojiblancos, que de esta manera se ahorran un buen dinero para la presente temporada.

Todo estaba acordado entre las partes y solo hacía falta firmar una serie de documentos para que Nuñez se quitara la camiseta rojiblanca y se pusiera la celeste. Ya lo ha hecho. «Hola, afición. Ya estoy en Vigo. Tengo muchas ganas de empezar. Quería deciros que este año va a ser muy bonito. Vamos todos a una. ¡Hala Celta!», ha declarado el defensa a los medios oficiales del conjunto gallego. Por su parte, el Athletic ha emitido un comunicado en el que ha detallado varios aspectos de una operación que pone fin a una situación incómoda, enquistada en el tiempo. «El club vigués asumirá el coste de la ficha del central. Al finalizar la campaña del primer préstamo -hasta el 30 de junio de 2023-, ambas entidades se reservan la opción de prorrogarlo por una temporada más. En tal caso -precisa Ibaigane-, se ejecutaría una opción de venta para la temporada 2024-2025 de un mínimo de siete millones de euros, a los que hay que sumar determinados variables. Además, el Athletic se reserva un porcentaje sobre una futura venta del jugador». En resumen, una operación bien ejecutada por los bilbaínos y que abre nuevos horizontes a la hora de plantear futuras cesiones sin que repercutan en las arcas del club.

Una situación insostenible

Hace tiempo que la situación de Nuñez saltó por los aires. Hubo un momento en el que el propio jugador pidió salir cedido a cambio de renovar su compromiso con el Athletic. Luego reculó y aceptó firmar un contrato sin cláusula hasta 2025. Pero su cuota de protagonismo era cada vez menor, irreversible en su trayectoria descendente, desplazado de los onces por gente como Iñigo Martínez, Yeray y Dani Vivian. Incluso en una ocasión jugó Balenziga como central por delante del portugalujo, quien estaba en el banquillo. De ahí que su idea de marcharse se fortalecía con el paso del tiempo hasta que finalmente ha cristalizado en el acuerdo con el Celta. Hubo antes otras opciones como las del Benfica y la Fiorentina, entre otras, pero no se han concretado. Ha sido ahora cuando se ha formalizado una cesión que huele a futuro traspaso.

Nuñez deja el club de su vida después de 15 años en Lezama, donde llegó con diez. Pasó por todas las categorías inferiores, desde el alevín D hasta el primer equipo, con el que debutó en agosto de 2017. El central se va con una hoja de servicios que engloba un total de 116 partidos entre Liga (99), Copa (12), Europa League (3) y Supercopa (2), además de tres goles marcados. En su vitrina guarda un título de la Supercopa ganado bajo el mandado de Marcelino. Ahora será Eduardo Coudet el que pilotará la carrera del canterano rojiblanco, inmerso en una nueva aventura que tanto había buscado.