El césped del campo del Panathinaikos, preparado para recibir al Athletic