«He comprobado que el Athletic es un sentimiento»

Sin querer comparar con otros equipos que ha dirigido, Marcelino cree que la entrega y fe de esta plantilla la hace «diferente»

J. Gómez Peña
J. GÓMEZ PEÑA

En dos semanas, Marcelino ya sabe lo que significa ser del Athletic. «En estos quince días, he comprobado que el Athletic es un sentimiento, es parte de una cultura. Es una cultura. Dije el primer día que quería ver el equipo que deseaba la afición y lo hemos logrado en un tiempo récord», celebró. Estaba emocionado, sobre todo, cuando dedicó el triunfo a su familia, a sus jugadores, a la directiva, a la afición... «Y a mi padre, que está ahí arriba». Nudo en la voz.

Nada más llegar a Bilbao, Marcelino anunció: «Estamos a dos partidos de ganar un título». Descorchó esa esperanza y puso la Supercopa en la diana. Convencido, convenció a sus jugadores. Y, juntos, lo han conseguido. Otro trofeo para la centenaria historia del club. Nada más agarrar la copa, el técnico asturiano dio un paso atrás y, de nuevo elegante, repartió el mérito. «Es de los jugadores. Lo merecen por el trabajo que hicieron el año pasado y porque ahora han ganado estos dos partidos al Madrid y el Barça. Tienen un mérito mayúsculo. Y quiero acordarme de Gaizka Garitano y su equipo técnico, y de jugadores que trabajaron para llegar aquí y ya no están como Beñat y San José. Ellos también nos han traído hasta aquí», recordó.

Como tras la victoria en la semifinal ante el Madrid, Marcelino subrayó la capacidad de sus futbolistas para ajustarse en tiempo récord a su modelo. «Son esponjas. Son un plantilla increíble. Pelean, trabajan. Tenían entre ceja y ceja este trofeo y han ido a por él. Estoy muy orgulloso de ellos». Fue más allá en los elogios: «Creía que estos jugadores tenían muchas virtudes, pero no en la cuantía que las tienen. Es increíble. Todos debemos estar satisfechos de ellos. No quiero comparar con otros equipos en los que he estado, pero sí puedo decir que estos futbolistas son diferentes». Marcelino ha hecho un curso acelerado de sentimiento rojiblanco.

«Merecemos el título»

La final vio a Marcelino en estado puro. Reventó un botellín con el primer gol del Barça. Saltó a celebrarlo con sus jugadores con el empate. Se cabreó cuando el colegiado anuló el tanto de Raúl García. De inmediato, animó a sus jugadores. Más gestos. Y más aún al llegar la igualada a dos que provocó la prórroga. En ese tiempo añadido, el técnico asturiano puso cara de asombro al ver el golazo de Williams. «Tuvo una finalización imposible de mejorar».

Y así resumió la final: «En el primer tiempo el Barça no mereció haberse puesto por delante. Luego, por un centímetro se decantó la balanza en el fuera de juego del gol anulado a Raúl. En la segunda mitad tuvimos más ocasiones que el Barça, pero ellos marcaron la única que crearon».Todo se arregló. Villalibre empató y abrió la prórroga en la que Williams ató el título. «El Madrid y el Barça han puesto todo para vencernos y no han podido. Le hemos ganado a los dos. Así de fuerte suena. Merecemos la copa», añadió.

También se acordó de la afición, que no pudo llenar una gradas vaciadas por la pandemia. «Me hubiera gustado celebrarlo aquí y en las calles de Bilbao. Sólo puedo agradecer a la afición el recibimiento que hemos tenido. Que disfruten de estos momentos». Vendrán más. «Es difícil hacer esto y más aún mantenerse a este nivel, pero seguro que esta plantilla lo hace», auguró. Ya conoce por dentro al Athletic.