Borrar
Los jóvenes junto a la propietaria del piso. E. C.
La generosidad de una sevillana con unos jóvenes del Athletic: mantuvo el alquiler y rechazó ganar cuatro veces más

La generosidad de una sevillana con unos jóvenes del Athletic: mantuvo el alquiler y rechazó ganar cuatro veces más

La mujer les contó que su padre era forofo de club rojiblanco, por lo que no quiso aceptar el dinero extra por dos días de alquiler

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Sábado, 6 de abril 2024, 08:12

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

'To er mundo é güeno' era una película en la que Manuel Summers, el añorado humorista y cineasta sevillano, intentaba demostrar, a través de varias tomas con cámara oculta, que hay más personas con buen corazón de las que pensamos. Quizás por eso no sea casual que Cristina Clavenie, también de Sevilla, sea una de ellas. Es lo que han podido comprobar de primera mano cuatro jóvenes vizcaínos, los otros protagonistas de una historia de lo más conmovedora, de esas que suponen un rayo de sol entre los nubarrones cotidianos a los que nos enfrentamos casi todos los días. Una historia que, como no podía ser de otra forma, está relacionada con la final de Copa que el Athletic jugará esta noche con el Mallorca en el estadio de La Cartuja.

Este relato, que también podría servir como guión a una película de Frank Capra, comenzó a finales de enero, cuando el Athletic pasó los cuartos de final de la competición copera tras eliminar al Barça. «La victoria nos dio buenas vibraciones y nos lanzamos a reservar un piso en Sevilla», recuerda Ander Ugarte, uno de los cuatro aficionados del Athletic que creyeron desde el principio en las posibilidades de su equipo de estar en la Cartuja. Dicho y hecho. Lograron hacerse, a través de una conocida web de alquiler de viviendas turísticas, con un piso de dos plantas, muy cerca del centro de la ciudad, entre las calles San Julián y Santa Catalina. En pleno casco antiguo de la capital hispalense. Y todo por 281 euros los dos días. Una auténtica ganga.

Los días fueron pasando mientras el Athletic seguía con paso firme hacia la final. Pero el pasado martes, los amigos recibieron con inquietud el rumor de que se estaba produciendo una oleada de cancelaciones en este servicio online que dejaban desamparados a aquellos que, como ellos, habían cogido sus alojamientos con bastante antelación. Para quedarse tranquilos, mandaron un mensaje a Cristina, la dueña del piso que también es su vivienda habitual, para confirmar su reserva. Su respuesta les removió por dentro.

«Mi padre murió amando a vuestro equipo»

La mujer les contó que es nueva en estas lides del alquilar y no había contado con que Sevila acogía la final de Copa, por lo que no aprovechó el momento para hacer su agosto en pleno mes de abril. Pero aún tendría una segunda oportunidad tras recibir una tentadora oferta a través de una agencia: sólo tenía que cancelar la reserva de los jóvenes. No sólo se ofrecían a pagarle la devolución del dinero adelantado por los aficionados del Athletic, también estaban dispuestos a darle 1.100 euros, cuatro veces más de lo que iba a ganar en un principio, a cambio de aceptar a unos nuevos clientes. Más de uno, y de dos, habría aceptado de inmediato. Pero esta sevillana, de corazón rojiblanco, se negó pese a que el dinero extra le vendría bien para recuperarse de la difícil situación económica por la que está pasando.

Pero no podía traicionarles. Tal y como les explicó por escrito, su padre era del Athletic: «Murió amando a vuestro equipo» y lo transmitió a su hermano y a su sobrino, también forofos del club rojiblanco. «No le parecía ético cancelar nuestra reserva», explica Ander con emoción. «No todo es negocio», le escribió. «Es bonito que la gente siga teniendo valores», añadía el joven, que esperaba con ilusión el momento de conocer a su afitriona para la que tenían preparado un regalo muy especial como agradecimiento a su bonito gesto: una camiseta del Athletic. Eso y la promesa de cuidar bien su casa, aunque lleguen a celebrar por todo lo alto la victoria de su equipo.

Una foto firmada

Pero aún hay más. Su fidelidad por la palabra dada se ha empezado a propagar entre los aficionados rojiblancos a toda velocidad, hasta el punto de que ha llegado a oídos del propio Athletic. En ese sentido, Cristina, de 47 años y licenciada en Bellas Artes, comentaba a EL CORREO que desde el departamento de comunicación del club se han puesto en contacto con ella para darle también las gracias. «Les he pedido que nos manden una foto firmada o algo para mi hermano y mi sobrino», cuenta esta sevillana que se declara muy emocional. «Yo esto se lo dedico a mi padre, estaría pletórico», les confesaba a los chavales en su emotivo mensaje, en el que también les contaba que había estado en Bilbao esta Semana Santa.

Y es que Cristina ha alucinado con el apoyo de la capital rojiblanca a su equipo de cara a la final. «Está la ciudad tomada con los colores rojiblancos. Sois increíbles, me lo he pasado estupendamente estos días. Vaya maravilla», aseguraba esta sevillana que animará al Athletic en la final aunque, ironías del destino, su hermano y su sobrino no han conseguido entradas para La Cartuja. Da igual. Prometen darlo todo desde su domicilio como si estuvieran en el campo. Este sábado toca fiesta que sólo será completa cuando Muniain, como capitán rojiblanco, levante la ansiada Copa. Lo mismo esperan sus inquilinos, venidos de Algorta y Berango, de los que sólo uno cuenta con entrada para presenciar ese histórico momento en el estadio hispalense.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios