A debate: Lezama y la retención del talento