Fernando García Macua. / BORJA AGUDO

«Su debut confirmó que el proyecto del club era viable»

J. O. DE LAZCANO

Fernando García Macua tenía muy claro que su primera misión al llegar a la presidencia del Athletic en 2007 era regenerar el club sumido entonces en una grave crisis deportiva e institucional tras dos años de lo que se denominó 'bienio negro'. Con Joaquín Caparrós en el banquillo debutaron canteranos tan señalados como Susaeta e Iturraspe a

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores