El Senado

Decepción, desengaño

OSKAR TABUENKA | CRISTINA PINTOR

La escasa producción en ataque anuló las posibilidades del Athletic de obtener un resultado positivo en el Sánchez Pizjuán, a lo que se sumó el triunfo del Villarreal en el Camp Nou para cerrar de nuevo la puerta a Europa.

Oskar Tabuenka

Poca capacidad ofensiva

El Athletic viajó a Sevilla en busca de un resultado mejor que el del Villarreal en el Camp Nou para acabar con cuatro años de sequía europea. Los de Marcelino salieron al Pizjuán a dar la cara, pero una vez mas mostraron poca capacidad ofensiva e inquietando muy poco la meta rival. Ejercieron una presión alta, un tanto desajustada, que a punto estuvo de costarle caro en el inicio de partido, ya que el Sevilla llegaba con facilidad. Yuri en la primera parte y Williams en la segunda fueron las únicas opciones de gol que tuvieron los de Marcelino. Tras una temporada un tanto irregular, en la que los rojiblancos nos han dado una de cal y una de arena, nos volvemos a quedar en puertas de Europa. Ahora solo nos queda esperar que nos depara el futuro en las urnas.

Cristina Pintor

Desilusión

Según palabras de Iker Muniain, que el Athletic no consiga plaza europea no es un fracaso, sino que simplemente es no llegar a cumplir un objetivo marcado al inicio de la temporada. Pues bien, todo es cuestión de buscar un sinónimo: decepción, chasco, desengaño... En definitiva, desilusión por no poder vivir noches mágicas europeas la próxima temporada. El Athletic ha jugado la final de la Supercopa y ha alcanzado la semifinal de Copa, dos datos de muchísimo valor, pero queda la sensación de que 'se podía haber hecho más'. Los hombres de Marcelino han afrontado partidos con una actitud ambiciosa y, en cambio, han disputado otros en los que han desaparecido. A la irregularidad hay que sumar la muy preocupante escasez goleadora.