De Marcos celebra con Sancet y Nico Williams el segundo gol al Almería, con asistencia suya. / IGNACIO PÉREZ

De Marcos, el protagonista inesperado del Athletic

El lateral brilla y es el único jugador de campo con todos los minutos en un curso en la que tuvo dudas sobre su continuidad

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Óscar de Marcos se ha convertido en la figura más inesperada del Athletic en este arranque de temporada. En un equipo cargado de buenas noticias, el lateral de Laguardia protagoniza una campaña esplendorosa. Es el único jugador de campo que ha jugado todos los minutos de la Liga. El gran incombustible de Ernesto Valverde.

Su gran campaña llega después de que él mismo confesara hace unos meses que tenía dudas sobre su continuidad. Finalmente, renovó. En este tipo de situaciones lo habitual es que el jugador, que en abril cumple 34 años, pierda protagonismo en el campo y se destaque su labor de liderazgo en el vestuario. No ha sido el caso. De Marcos se ha ganado con justicia su condición de indiscutible en la banda derecha.

Tenía competencia. Lekue brilló en el puesto el pasado curso. Capa tiene unas ganas locas de reivindicarse tras su ostracismo del pasado curso. Petxarroman, por último, esperaba ganarse un sitio en su segunda campaña en el club. No ha habido sitio en el lateral derecho para ninguno de ellos. Todos los minutos en ese puesto han sido para el de Laguardia. Lekue juega por el otro costado. Capa fue colocado como extremo en su única participación, en el descuento ante el Valencia. Petxarroman se ha ido a Andorra.

De Marcos había sufrido problemas físicos. En la campaña 2019-20 tuvo que pasar por el quirófano por una lesión de tobillo que le permitió participar únicamente en trece paridos ese curso. La 2020-21 recayó de esas molestias y además sufrió coronavirus, lo que me mantuvo inactivo hasta diciembre.

El curso anterior fue mejor y recobró un rol de protagonista con Marcelino. Apenas cuatro partidos de baja por lesiones y uno más por coronavirus. Cerró la campaña con 26 titularidades y 2.059 minutos.

La sucesión de problemas físicos, en todo caso, estaba muy presente en la reflexión del alavés antes de decidir si continuar o no. «En mi situación, que tengo una edad, hay que ver cómo van los meses y empezar a hablar más tarde, porque vengo también de unos años que físicamente me ha costado. He tenido alguna molestia y por ser honrado también hay que pensar en el club y esperar», dijo el pasado 31 de diciembre.

Finalmente prolongó su contrato. Valverde no dudó en darle la titularidad y en mantenerle en el puesto pese a que en sus primeros partidos no estuvo en el grupo de los más brillantes. La apuesta se ha consolidado. Los últimos duelos son en los que mejor rendimiento ha ofrecido, con asistencias de gol incluidas ante el Elche y el Almería. En el último tuvo una actividad frenética y alcanzó su nivel más alto de la temporada.

Valverde ha demostrado que siempre le ha tenido mucha fe. Esta es la segunda temporada en sus catorce campañas en el club la que De Marcos llega a estas alturas del curso -siete partidos- con pleno de minutos. No es casualidad que el único antecedente lo viviera también con el de Viandar de la Vera en el banquillo.

Todos los minutos

De Marcos es el único jugador de campo del Athletic con pleno de minutos. El otro compañero que luce esa condición es el portero Unai Simón. Tras años de sufrimiento por les lesiones, el de Laguardia goza del momento. «Estoy disfrutando y vengo a disfrutar. Me encuentro bien y espero que se prolongue en el tiempo», destacó el viernes tras la goleada al Almería.

El Athletic se encuentra en la tercera posición, un puesto inesperado. El equipo sufrió para encontrar portería en los primeros partidos, pero se ha convertido en un vendaval ofensivo. De Marcos tiene claro dónde hay que buscar las claves. «Trabajamos muy bien desde pretemporada. Los jugadores nos sentimos cómodos y estamos en una buena dinámica», se felicita.