La democracia rojiblanca

Cuatro décadas han transcurrido entre la victoria de Beti Duñabeitia en 1977 con la promesa de 'un socio, un voto' y las elecciones que acaba de convocar Josu Urrutia

./
.
Javier Muñoz
JAVIER MUÑOZ

Entre los comicios de compromisarios de 1977 en el hotel Avenida, con cuatro urnas en las que se repartieron los votantes, y la campaña mediática y de internet que se abre ahora, tras la convocatoria anunciada por Josu Urrutia, median cuatro décadas de democracia rojiblanca. Un periodo que hunde sus raíces en la transición política y en el que el Athletic ha conocido nueve comicios (el compromisarios en 1977 y otros ocho abiertos a los socios). Todos ellos componen un retrato no sólo de cómo han evolucionado el club y su masa social, sino la sociedad vizcaína a la que el Athletic representa y que ha tenido que adaptarse a los cambios, como le ha pasado a Lezama. Un equipo de fútbol y un territorio histórico que se preguntan, igual que en los años setenta, qué hacer en los nuevos tiempos que se están perfilando.

Beti Duñabeitia

La transición democrática

Beti Duñabeitia ondea por primera vez la ikurriña en San Mamés (1977).
Beti Duñabeitia ondea por primera vez la ikurriña en San Mamés (1977).

El proceso que condujo a las elecciones tal como las conocemos comenzó el 24 de mayo de 1977, aunque en aquellos comicios sólo pudieron participar socios compromisarios; exactamente 531, convocados en el hotel Avenida de Bilbao. Ganó Jesús María Beti Duñabeitia, que había dimitido de la directiva de José Antonio Eguidazu y se había lanzado a la campaña prometiendo 'un socio, un voto'. Duñabeitia se impuso contra todo pronóstico a Ignacio de la Sota, el aspirante de Eguidazu que debía asegurar una evolución tranquila. Hubo cuatro urnas, en las que los compromisarios se repartieron por su edad. Los derrotados se quejaron de que sus rivales maniobraron para desmotivar a los votantes más veteranos, los que más podían simpatizar con ellos. Pero Beti Duñabeitia hizo lo que había dicho y, tras llegar a la presidencia, llamó a votar a los 17.540 socios rojiblancos mayores de edad, que estaba fijada en 21 años. Esta vez De la Sota no se presentó y el 5 de noviembre de 1977, Duñabeitia fue elegido presidente para cinco años. Un proyecto para levantar otro San Mamés en la Campa de los Ingleses cayó en el olvido.

Pedro Aurtenetxe

En vísperas de la gabarra

El Athletic conquistó sus dos últimos títulos de Liga durante el mandato de Aurtenetxe.
El Athletic conquistó sus dos últimos títulos de Liga durante el mandato de Aurtenetxe.

Visto retrospectivamente, convocar unas elecciones en pleno Mundial de España 82 no era lo más apropiado, pero así fueron los comicios que llevaron a Pedro Aurtenetxe a la presidencia del Athletic. El hombre que más adelante trasladaría la sede del club al palacio de Ibaigane, y que es recordado hoy como el presidente de la gabarra por las dos Ligas (82/83 y 83/84) y la Copa (84) que ganó el equipo de Javi Clemente, se impuso en las elecciones del 21 de junio con la participación electoral más baja de la historia rojiblanca, un 31%. La votación se celebró en el colegio de los Jesuitas de Indautxu y la pugna con el otro candidato, Iñaki Olaskoaga, ya empezó a ser agria. Este último arremetió contra la gestión de 'Beti' Duñabeitia y Aurtenetxe, que había pertenecido a la directiva del anterior, y los responsabilizó de la mala situación deportiva del Athletic, poniendo el acento además en que la modernización de San Mámés costó al final 1.100 millones de las antiguas pesetas, más del doble de lo presupuestado. Sin embargo, las elecciones se las llevó Aurtenetxe por 1.300 votos de diferencia.

21 de junio de 1982

GANADOR:
Pedro Aurtenetxe
Votos:
4.321 (59,10%)
Avales:
.
Entrenador que contrataría:
Ninguno (Javier Clemente tenía contrato en vigor)
RIVAL:
Iñaki Olaskoaga
Votos:
3.000 (40,80%)
Avales:
.
Entrenador que contrataría:
Ninguno (Javier Clemente tenía contrato en vigor)

José Julian Lertxundi

Una encarnizada batalla

Las elecciones que auparon a José Julián Lertxundi al sillón de Ibaigane fueron esencialmente un duelo con José María Arrate, de quien le separaba el influjo que el PNV proyectaba sobre el proceso electoral. Las dos candidaturas destacaban por su potencia y eso tuvo evidentes efectos sobre aquellos comicios, aunque también aparecieron otros candidatos 'outsiders', como Santi Francés y el más fugaz José Antonio Llantada, quien se retiró antes de la votación y acabó respaldando la candidatura de Lertxundi. Este último venció con claridad a Arrate y a Francés el 17 de mayo de 1990, después de una campaña en la que desplegaron las estrategias de márketing, los sondeos y las campañas publicitarias, lo que transformó el ambiente del club. Se puede decir que José Julián Lertxundi arrasó a sus rivales, ya que obtuvo 8.516 votos, casi el 60% de los emitidos, mientras que Arrate cosechó 5.109 (35%) y Santi Francés, 705 (casi el 5%). Pero aquellas elecciones se caracterizaron por el encarnizamiento de los debates y abrieron las primeras brechas en la masa social del Athletic.

17 de mayo de 1990

GANADOR:
José Julián Lertxundi
Votos:
8.516 (59,20%)
Avales:
3.696 válidos / 3.957 presentados
Entrenador que contrataría:
Javier Clemente (extraoficialmente; Txetxu Rojo tenía contrato en vigor, pero se daba por hecho que contrataría a Clemente)
RIVAL 1:
José María Arrate
Votos:
5.109 (35,50%)
Avales:
3.508 válidos / 3.793 presentados
Entrenador que contrataría:
Javier Irureta
RIVAL 2:
Santi Francés
Votos:
705 (4,90%)
Avales:
2.014 válidos / 2.244 presentados
Entrenador que contrataría:
Ninguno (Txetxu Rojo tenía contrato en vigor)

José María Arrate

Al segundo intento

Jose María Arrate, tras ganar las elecciones, levanta el brazo del prersidente saliente Jose Julián Lertxundi.
Jose María Arrate, tras ganar las elecciones, levanta el brazo del prersidente saliente Jose Julián Lertxundi.

La cita electoral de 1994 fue áspera desde el minuto uno. Fue en cierto modo la revancha de José María Arrate, que se presentó con una plancha poderosa y el apoyo del PNV, y esta vez se impuso a Lertxundi y a un tercer aspirante, el exalcalde de Bilbao José María Gorordo. El toma y daca fue aún más intenso que en citas precedentes y Lertxundi se vio atacado por el flanco económico. Él reconocía que el club había acumulado una deuda de 275 millones de pesetas, mientras que los opositores la elevaban a 1.400 millones. Aquellas fueron también las elecciones de las promesas de este o aquel entrenador, porque se había puesto de moda en el fútbol concurrir con un técnico ante el electorado, y los candidatos del Athletic no fueron una excepción. Arrate ofreció a Javier Irureta, mientras que Lertxundi recurrió al holandés Guus Hiddink cuando comprobó que Heynckes no iba a permanecer en Lezama. El 8 de junio de 1994 se batió un récord de participación electoral, 17.422 socios, y Arrate rebasó a Lertxundi, 8.089 papeletas frente a 6.761. El respaldo de Gorordo (2.468) pudo haber cambiado el signo de la contienda.

8 de junio de 1994

GANADOR:
José María Arrate
Votos:
8.089 (46,60%)
Avales:
.
Entrenador que contrataría:
Javier Irureta
RIVAL 1:
José Julián Lertxundi
Votos:
6.761 (38,90%)
Avales:
.
Entrenador que contrataría:
Guus Hiddink
RIVAL 2:
José María Gorordo
Votos:
2.468 (14,20%)
Avales:
.
Entrenador que contrataría:
Pável Sadyrin

Javier Uria

Una victoria tranquila

Javier Uria tomó las riendas del Athletic en 2001 tras batallar contra Fernando Lamikiz, aunque su mandato lo truncó su fallecimiento prematuro a los dos años, que fue seguido de la gestión de Ugartetxe como interino. La campaña tuvo los habituales intercambios de golpes, pero no llegaron a la crudeza del choque Arrate-Lertxundi, y al final, el 2 de junio de 2001, Uria aventajó con claridad a su oponente (10.402 votos frente a 7.458), batiéndose de nuevo el récord de participación de la masa social. A pesar de ello, algunos ya empezaron a apreciar una sensación de reiteración en los mensajes. Ideas sobre cómo fortalecer económicamente a la institución rojiblanca o cómo debía gestionarse Lezama y debates sobre qué es y no es la filosofía del Athletic -clásicos en las conversaciones de txoko- rebotaron una y otra vez sobre los socios. Pero aquellas elecciones se recuerdan también como las primeras que podrían considerarse claramente mediáticas con arreglo a los parámetros actuales. Televisiones, radios y periódicos se volcaron de una manera abrasadora y desconocida hasta entonces, marcando un tono que no ha hecho sino ir a más.

1 de junio de 2001

GANADOR:
Javier Uría
Votos:
10.402 (59,10%)
Avales:
7.553 válidos / 7.848 presentados
Entrenador que contrataría:
Jupp Heynckes
RIVAL:
Fernando Lamikiz
Votos:
7.458 (41,20%)
Avales:
6.504 válidos / 7.878 presentados
Entrenador que contrataría:
Slavoljub Muslin

Fernando Lamikiz

Adiós a mitad de mandato

Fueron las segundas elecciones con menos participación de la historia del club tras las que ganó Aurtenetxe en 1982. Fernando Lamikiz se impuso en septiembre de 2004 con una afluencia a las urnas del 45% de los socios. No obstante, su victoria fue holgada, ya que recibió más de la mitad de los votos emitidos, el 55% frente al 25% del exdirectivo Juan Pedro Guzmán y el 12% del exdiputado general José Alberto Pradera. Lamikiz no era nuevo en el Athletic; había formado parte del equipo de José María Arrate, pero más adelante se desmarcó de él. Su victoria fue el preludio de un periodo convulso en Ibaigane. Valverde se iría del banquillo y lo ocuparía brevemente Mendilibar, a quien siguió Clemente y luego, al inicio de la temporada 2006-2007, Sarriugarte. Lamikiz dimitió en septiembre de 2006, en la asamblea, tras el rechazo de San Mamés al 1-4 del Atlético. Ocupó su puesto Ana Urquijo, miembro de la directiva, que cogió el timón hasta las siguientes elecciones, a las que no se presentó. Ella tuvo que destituir al entrenador Sarriugarte y puso en su lugar a Mané, que condujo al Athletic por las aguas turbulentas de la amenaza de descenso.

10 de septiembre de 2004

GANADOR:
Fernando Lamikiz
Votos:
8.234 (55,50%)
Avales:
7.357 válidos / 7.814 presentados
Entrenador que contrataría:
Ninguno (Ernesto Valverde tenía contrato en vigor)
RIVAL 1:
Juan Pedro Guzmán
Votos:
3.852 (25,90%)
Avales:
2.156 válidos / 2.472 presentados
Entrenador que contrataría:
Guus Hiddink
RIVAL 2:
José Alberto Pradera
Votos:
1.817 (12,40%)
Avales:
1.668 válidos / 1.880 presentados
Entrenador que contrataría:
Ninguno (Ernesto Valverde tenía contrato en vigor)

Fernando García Macua

Pugna ajustadísima

La siguiente cita electoral rojiblanca lo protagonizaron, como ocurrió otras veces, un antiguo directivo del club, el empresario Juan Carlos Ercoreca, y un excandidato a directivo, Javier García Macua, con un nuevo 'outsider' en la pugna, Javier González, un hombre conocido como representante de futbolistas. García Macua fue respaldado por el presidente del grupo AFER, Jabyer Fernández, de quien más tarde se distanciaría coincidiendo con el proceso judicial que llevó al segundo a la cárcel. Macua consiguió imponerse a Erkoreka después de haber consensuado con él un entrenador nuevo para el club, Joaquín, 'Jokin', Caparrós, que acabaría teniendo una larga trayectoria en la entidad. Sin embargo, los comicios de 2007 se dirimieron por un resultado ajustadísimo: Macua cosechó 6.888 votos y Ercoreca, 6.138. A gran distancia quedó Javier González, con 2.034. El derrotado pagó el precio de haber pertenecido a la directiva que había gestionado el club durante el mandato anterior, que había sido uno de los más revueltos de la historia reciente del Athletic.

12 de julio de 2007

GANADOR:
Fernando García Macua
Votos:
6.888 (39,90%)
Avales:
3.507 válidos / 4.170 presentados
Entrenador que contrataría:
Joaquín Caparrós
RIVAL 1:
Juan Carlos Ercoreca
Votos:
6.138 (35,40%)
Avales:
3.435 válidos / 3.929 presentados
Entrenador que contrataría:
Joaquín Caparrós
RIVAL 2:
Javier González
Votos:
2.034 (11,80%)
Avales:
1.755 válidos / 2.050 presentados
Entrenador que contrataría:
Vicente del Bosque

Josu Urrutia

La campaña austera

Tras cuatro años en el cargo, García Macua repitió en los comicios presidenciales de 2011 para caer derrotado frente a Josu Urrutia, exjugador rojiblanco que tenía detrás al malogrado empresario Andrés Arana, licenciado de la Comercial de Deusto, su jefe en el ámbito profesional y que le preparó la estrategia de campaña para llegar a Ibaigane. Urrutia, a quien el PNV puso a su disposición todo su aparato electoral, se presentó ante el socio con un entrenador atractivo bajo el brazo: el argentino Marcelo Bielsa. Fueron unos comicios marcados por la crisis económica, que obligó a los dos candidatos a ser parcos en gastos, con un perceptible descenso de los 'spots' publicitarios en la prensa y la radio. Incluso el día de las elecciones, el 7 de julio, la sobriedad presidió la votación, con los aspirantes disputándose el voto hasta el último momento, instalados cada uno en sendos establecimientos de hostelería próximos a Ibaigane. Otra vez se batió el récord de participación y Urrutia se impuso con 12.057 votos frente a los 9.756 de Macua. Fue la última cita electoral hasta la que se acaba de convocar ahora.

7 de julio de 2011

GANADOR:
Josu Urrutia
Votos:
12.057 (54,36%)
Avales:
7.219 válidos / 7.778 presentados
Entrenador que contrataría:
Marcelo Bielsa
RIVAL:
Fernando García Macua
Votos:
9.796 (44,17%)
Avales:
4.640 válidos / 5.089 presentados
Entrenador que contrataría:
Joaquín Caparrós

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos