Borrar
Nico se ríe tras pillar a su amigo Yamal en la ducha. Youtube
Así es un día de partido para Nico Williams: vaciles a sus compañeros, llamadas a su cuadrilla...

Así es un día de partido para Nico Williams: vaciles a sus compañeros, llamadas a su cuadrilla...

La selección española comparte un vídeo protagonizado por el joven jugador del Athletic lleno de anécdotas

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 25 de marzo 2024, 09:47

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Despertarse por la mañana con el partido en mente. Así suele ser el inicio del día para un futbolista de élite y Nico Williams, como se puede ver en un vídeo sobre el joven jugador del Athletic, no es una excepción. La Selección Española de Fútbol ha compartido en sus redes sociales un auténtico documental que comienza con el rojiblanco abriendo las cortinas de la habitación de su hotel hasta que el árbitro pita el final del encuentro amistoso que enfrentó a La Roja contra Colombia en Wembley el pasado 22 de marzo.

El documento audiovisual trata de acercar a los aficionados cómo es un día de partido para un jugador de la selección. De esta forma, se puede ver al pequeño de los Williams cómo se asea y se viste. Después, acude a la habitación de Lamine Yamal tras intentar hablar por teléfono sin éxito para desayunar juntos: le pilla tapado sólo con una toalla en plena ducha, lo que provoca las risas del rojiblanco y de Pau Cubarsí, que también está presente en ese momento. Los dos son sus mejores amigos en La Roja. «Son unos chavales pequeñitos, la verdad, soy su padre, me tienen que respetar», les vacila el joven jugador del Athletic. Y añade sobre los jugadores del Barça: «Son muy majos. Es un gusto verles aquí».

Ya junto con el resto de sus compañeros se sientan a desayunar sobre las diez de la mañana. En el caso de Nico, huevos revueltos y pechuga de pavo. Después, a las doce de la mañana toca firmar fotos y camisetas a los aficionados de La Roja que residen en Londres. «Yo también he vivido esto, me gustaba estar cerca de mis ídolos. Recuerdo en Osasuna como me acerqué a Patxi Puñal para que me firmase en el brazo porque no tenía nada más. Me dijo que se me iba a borrar por la noche, pero no me importó y me fui muy contento», recuerda el menor de los Williams. Por eso, se siente «orgulloso de participar en estás sesiones y muestra su satisfacción por hacer feliz a la gente y, sobre todo, «a los niños».

Después, Nico se dedica a llamar por videoconferencia a los amigos de su cuadrilla con los que está desde que tenía 11 años. «¿Qué andáis, qué tal estáis?», les pregunta curioso el futbolista mientras bromea con ellos como hace cualquier chico de su edad. «Somos unos desastres», confiesa Williams, al mismo tiempo que reconoce quererles «un montón». «Siempre es importante tener a la familia y a los amigos cerca», desvela ya más serio, dejando claro que son muy importantes para él.

Toma de contacto

Nico, pendiente del teléfono durante la concentración.
Nico, pendiente del teléfono durante la concentración. YouTube

A las 18.00 horas, toca levantarse de la siesta. «Hace buen tiempo en Londres, con la gente paseando», describe Nico, que se dispone a vestirse para merendar y acudir a la charla del seleccionador. Cuarenta minutos después, toca el traslado en autobús al estadio de Wembley. Y de ahí al vestuario para después realizar una primera toma de contacto en el césped, donde muy pronto se disputará el partido.

En el vestuario se escucha la arenga de los jugadores para afrontar el encuentro con ansias de victoria. Nico comienza el partido desde el banquillo para después empezar a calentar. Finalmente, salta al campo en el minuto 61 y casi de inmediato comienza a volver locos a los defensas del equipo rival con sus desmarques. Tras el partido, se cambia la camiseta con Richard Ríos, al que abraza dando un bonito ejemplo de deportividad.

La última escena es la del jugador perdiéndose por el túnel de vestuarios para después volver a aparecer, ya vestido, esperando que el vídeo haya gustado a los aficionados. «Una pena el resultado (0-1 a favor de Colombia)», se lamenta el rojiblanco, que tiene todo el futuro por delante para vivir muchas victorias tanto con la selección. Tiene el partido amistoso contra Brasil en mente, como con el del Athletic en la decisiva final de Copa contra el Mallorca. «Seguimos trabajando para mejorar», promete.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios