Borrar
Toni y Guille, durante el vídeo de felicitación al Athletic. RR SS

Los dos niños del Mallorca que sólo veían «a gente de Bilbao» dan las gracias a la afición del Athletic «por tratarnos tan bien»

Los dos hermanos felicitan al equipo rojiblanco por ganar la Copa y a su equipo «por llegar a los penaltis»

Jueves, 11 de abril 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los niños siempre dicen la verdad. Por eso, ver a dos hermanos del Mallorca felicitando al Athletic por ganar la Copa tiene mucho valor. Y más si son Toni, el mayor, y Guille, el menor, dos pequeños que ya nos conquistaron los corazones en el día de la final a través de un vídeo hecho por EL CORREO y que se ha viralizado. Y es que los pobres sólo veían por las calles de Sevilla a aficionados rojiblancos: «Hay demasiada gente de Bilbao». Ahora, el padre de los pequeños ha colgado en Instagram otro vídeo protagonizado por ellos. «queremos agradecer a la afición del Athletic por tratarnos tan bien», dice el más pequeño con toda la gracia del mundo.

Y es que el padre de Toni y Guille ha querido expresar públicamente su agradecimiento a la afición del rojiblanca por todo el cariño que recibieron sus hijos tras la publicación del vídeo en el que «sólo veían Bilbao». Y con este sentimiento empieza este mensaje audiovisual en Instagram: «Gracias a todos los que nos han apoyado». Y, acto seguido, el pequeño aprovecha para «felicitar a los del Athletic por ganar la Copa del Rey». Y a los del Mallorca también por «haber llegado tan lejos y haber aguantado hasta los penaltis», recuerda el hermano mayor.

Volvamos al origen de todo. Viernes, 5 de abril. Son las 17.00 horas en la reconvertida 'Poza sevillana', junto a la Catedral de la Giralda. Este periódico pregunta a los aficionados del Mallorca acerca de qué es lo que más temen del Athletic. Y entonces Guille y Toni lanzaron un mensaje que hoy ya todos han escuchado. 43 segundos de vídeo en los que la preocupación se centra en que el partido «sea al menos once contra once» y que la ciudad está tomada por seguidores rojiblancos. En cuestión de 2-3 horas, el vídeo, con esa alegría que desprenden, había viajado de móvil en móvil por todo el país.

Una imagen para revelarlo. «A las dos horas, mientras visitábamos la plaza España, un grupo de chavales les pidió poder hacerse una foto con ellos», recuerda Antonio de la Dueña, padre de estos dos niños. No entendían el motivo. Eran ajenos a todo el revuelo que solo acababa de empezar a formarse. Y entonces les mostraron el vídeo y la repercusión viral que había tenido. «Tenía el WhatsApp lleno de mensajes. Luego más gente les pidió hacerse una foto o les preguntaban a ver si eran los chavales del vídeo». La ola fue creciendo. De noche, cuando volvieron al camping en el que se alojaron, la escena se repitió. Todos les conocían. Todos les admiraban por el cariño y respeto que desprendían sus palabras. «Pero es que ellos son así, espontáneos», explica su padre.

La afición, «encantadora»

Y llegó el día de la final. «Si la experiencia por vivir el partido era especial, sumándole esto ya era mágica. Única», confiesa el padre. Porque los niños «estaban encantados con el ambiente», ese en el que «a la izquierda, Bilbao; a la derecha, Bilbao». «Los seguidores del Athletic se portaron muy bien con ellos, con mucho cariño. Les decían 'aupa Mallorca' y se lanzaron a cantar con ellos. Fue algo inolvidable». Pudieron vivir el partido dentro del estadio de La Cartuja, «con muchos nervios. Tristes por el resultado pero felices por el ambiente».

Terminó la final, pero el vídeo seguía recorriendo el país. No había cómo frenarlo. «En el viaje de vuelta, a unas tres horas de Sevilla, en un área de servicio unos seguidores del Athletic les saludaron». Y al llegar a casa, en Pla de Natesa, más de lo mismo. «En el colegio les recibieron por todo lo alto. Incluso los compañeros les pedían fotos». Han querido esperar un par de días «para agradecer a todos el cariño mostrado».

Aunque en medio de esta atmósfera, había algo que reconcomía a los protagonistas. «Papá, es que hemos dicho 'el Bilbao'... Si ya sabemos que es el Athletic. No les sentará mal, ¿no?». Lo comentan sobre todo porque desde el sábado, Toni y Guille son «un poco más del Athletic». Ya estuvieron el verano pasado en San Mamés y «ahora llevaremos al equipo más en el corazón».

En actualización

La redacción de EL CORREO trabaja en estos momentos para actualizar y completar esta información.

EL CORREO+ Disfruta de una experiencia única y navega sin límites por nuestra web. Suscríbete aquí .

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios