Borrar
Padre e hijo, en un partido del Alavés.
El entrañable gesto de un athleticzale que acude con su padre a Mendizorroza para animar al Alavés

El entrañable gesto de un athleticzale que acude con su padre a Mendizorroza para animar al Alavés

Sergio viaja desde Bilbao a Vitoria con su progenitor, que es seguidor blanquiazul

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 19 de marzo 2024, 13:51

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El amor por un equipo de fútbol se transmite, normalmente, de padres a hijos. Los más pequeños de la casa imitan a los mayores y llegan a sentir los mismo colores. Aunque no siempre es así. Un ejemplo de ello son Sergio Montoya, del Athletic, y su progenitor, seguidor del Alavés.

Sergio, que tiene 54 años, es socio del equipo rojiblanco desde 1992, pero lo fines de semana que el Alavés juega en casa lo tiene claro: «Toca ir a Mendi». Y es que su padre, Sergio Montoya Garroña, es abonado del conjunto blanzquiazul y no se pierde un partido. Tiene 83 años, es natural de La Puebla de Arganzón pero vivió en Vitoria muchos años. Después se trasladó a Bilbao, pero el amor por los colores no cambió.

Por ello, cada vez que juega el Alavés toca viajar a Vitoria. Su hijo le acompaña siempre que puede. «Mi padre es una parte muy importante de mi vida y hay muchas cosas que intento que disfrute», reconoce Sergio, quien subraya que «lo hace con cariño».

Ambos tienen una rutina establecida cuando acuden a Mendizorroza. Sergio acompaña a su padre hasta su asiento, que está en Preferencia, mientras que el suyo está ubicado en Cervantes. «Le tengo en línea y le controlo», explica.

Cuando concluye el encuentro, su progenitor le espera en la puerta y van al aparcamiento juntos. De ahí cogen el coche y vuelven a Bilbao. El padre solo tiene buenas palabras para este gran gesto. «No tiene calificativos, que venga aquí conmigo a las nueve de la noche....», afirma.

Sergio, lejos de quejarse, no ve problema alguno, un gesto que hoy, día del Padre, tiene especial relevancia. En Mendizorroza está «muy a gusto», se lo pasa «hasta bien», pero su corazón es rojiblanco. «Me tira el Alavés, claro, es el equipo de mi padre». Lo mismo que le ocurre a él, que a pesar de vivir en Bilbao, seguirá siendo del Alavés «hasta que me muera».

Padre e hijo recuerdan el viaje que hicieron juntos a Madrid para presenciar la final de la Copa del Rey entre Barcelona y Alavés en 2017. Los albizazules perdieron 3-1 en el Vicente Calderón. Pero mereció la pena.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios