Borrar
Manu Cecilio
El camarero sevillano que sirvió las 290 cañas a la cuadrilla del Athletic: «Invitaban a la gente y dejaron buena propina»

El camarero sevillano que sirvió las 290 cañas a la cuadrilla del Athletic: «Invitaban a la gente y dejaron buena propina»

Un empleado de la cervecería 'La Vicenta' les describe como «muy simpáticos» y «amables»

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Martes, 9 de abril 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los hinchas del Athletic tomaron Sevilla por unos días. En los bares de la ciudad solo se veían camisetas rojiblancas. Las terrazas estaban a tope. Como en la cervecería 'La Vicenta', ubicada en el casco antiguo de la capital hispalense. Allí, el sábado, horas antes de la final de Copa, un grupo de athleticzales ocuparon media terraza y comenzaron a pedir con generosidad. Tanto, que la factura ascendió a 2.254 euros. En redes sociales se compartió el ticket y rápidamente se volvió viral.

¿Cuántas personas eran? Esa es la pregunta que se hacían los lectores al ver semejante importe. Aunque en un principio se pensó que eran 15 los clientes al verse en la factura ese número de servicios, desde 'La Vicenta' han resuelto las dudas a este periódico: en la cuadrilla eran 36. Carlos, un trabajador del local, explica por teléfono que era gente «supersimpática» y «muy amables».

La cifra de consumiciones dejó a todos los internautas asombrados. La factura reflejaba 290 cañas de cerveza por un importe de 522 euros; 7 platos de calamar de potera, 350 euros; 14 platos de gambas, 210 euros; 3 doradas, 90 euros; 3 de pargo, 150 euros; 13 raciones de lomito ibérico, 38 de queso...

Sin embargo, la larga lista de comida y bebida solicitada por estos aficionados del Athletic tiene su explicación. «Invitaban a muchas personas que pasaban por la terraza. Se ponían a charlar con otros hinchas y les sacaban cuatro cañas», cuenta el empleado de 'La Vicenta'.

Carlos sostiene que juntaron siete mesas de la terraza y ocuparon la mitad del espacio de la misma. Comenzaron a pedir varias rondas, entre las que también hubo casi una treintena de combinados, en su mayoría gin-tonics. Con tanto alcohol tampoco se olvidaron del agua, fundamental para evitar la resaca. En total, más de 30 botellas.

La abultada factura se pagó en metálico. Al ver el importe, 2.254,60 euros, la factura parece elevada, pero al ser dividida entre los 36 comensales sale a algo más de 60 euros por persona. Entregaron 2.400 y les devolvieron 145,40. Y sí, dejaron propina. Carlos no recuerda el importe, aunque asegura que fue «muy buena».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios