Borrar
Eldense - Athletic | Copa del Rey: directo y crónica
Eldense 1-6 Athletic | Copa del Rey

El Athletic entra en octavos tras un buen paseo

Tras una primera media hora muy floja, los rojiblancos se levantan, hacen valer su pegada y acaban goleando a un Eldense que desapareció en la segunda parte

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 5 de enero 2023

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Muy fiable en las faenas de aliño y en los obligatorios trámites administrativos ante rivales de categorías inferiores, el Athletic ya está en octavos de final de la Copa tras eliminar al Eldense en un partido que comenzó mal y terminó pasándoselo muy bien. Todo se decidió con los dos goles que los rojiblancos lograron en el último tramo de la primera parte, justo después de que su rival estuviera a punto de adelantarse en el marcador. Esa demostración de contundencia le bastó a la tropa de Valverde para superar con suficiencia aristocrática su tercera eliminatoria copera y entrar ahora en la zona caliente de un torneo que está dispuesto a pelear con todas sus fuerzas.

Lo dijo el miércoles el técnico rojiblanco y hay que creerle. Basta con observar sus alineaciones. Ayer volvió a sacar un once de absolutas garantías, perfectamente factible como equipo titular en cualquier partido de Liga. La principal novedad fue la entrada de Iker Muniain, que volvió a salir de inicio después de casi tres meses como suplente. El navarro fue de menos a más: de la nada durante más de media hora a disfrutar de lo lindo en la segunda parte cuando el Eldense ya tenía la moral por los suelos y sus desbordes provocaban incendios. En uno de ellos, poco antes de la hora, regaló a Zarraga el 0-3 que ya acabó con todas las discusiones posibles. Y en otro, ya al final, marcó el 1-6 definitivo.

Eldense

Stamakis; Álex Martínez (Correia, 65'), Pajarero (Hernández, 57'), González, Pardo (Cristian López, 84'); Estacio, Montes, Ortuño, Carnicer (Clemente, 57'); Juanto (Soberón, 57') y Nieto

1

-

6

Athletic Club

Agirrezabala; Lekue, Vivian, Yeray (Paredes, 68'), Yuri (Balenziaga, 77'); Vesga (Villalibre, 77'), Zarraga, Muniain; Nico Williams (Guruzeta, 68'), Berenguer (Dani García, 77'); y Raúl García

  • Goles: 0-1, 34': Nico Williams, 0-2, 40': Berenguer, 0-3, 58': Oier Zarraga, 0-4, 64': Berenguer, 1-4, 66': Mario Soberón, 1-5, 73': R. Correia, 1-6, 89': Muniain

En este tipo de partidos desiguales, hay una condición básica que el equipo inferior debe cumplir de forma obligatoria si no quiere salir escaldado: no puede perdonar. Y menos una ocasión muy clara, de esas que el equipo grande sólo te va a conceder con cuentagotas, en algún accidente o casualidad. Pues bien, esto es justo lo que hizo el Eldense en el minuto 31. Ortuño se plantó sólo delante de Agirrezabala tras un mal despeje de Yeray y la tiró fuera. Es cierto que en la jugada el Eldense se benefició de una mano, pero Alberola Rojas no la vio y no había VAR. Es decir, el gol hubiera subido al marcador y hubiera premiado el buen trabajo de los alicantinos, que jugaron una primera media hora muy buena, defendiendo y atacando con criterio, sobre todo por la banda derecha, donde Berchiche volvía a tener problemas. Esta vez con Montes, un jugador bullicioso y retador.

El Athletic, en cambio, sufría. Lo suyo era una especie de reuma, el que se produce cuando el balón circula sin sentido, abundan las imprecisiones y se llega a un punto muerto en el que el equipo no sabe a dónde va, ni cuales son sus intenciones más allá de sostenerle el pulso a un rival inferior. Algo parecido sucedió en Las Llanas ante el Sestao y los rojiblancos reaccionaron a tiempo demostrando su mayor pegada. Que esta circunstancia se repitiera en el Nuevo Pepico Amat de Elda era la esperanza de todos los hinchas rojiblancos. Y así fue. De una jugada que no prometía mucho por la banda derecha llegó un buen centro de Raúl García, un remate a bocajarro de Berenguer llegando en carrera y, tras el rechace de Stamatakis, un punterazo providencial de Nico Williams. Era el minuto 34.

Sentencia

El gol encajado tuvo un efecto demoledor en el equipo de Fernando Estévez. En cierto modo, se les vino el mundo encima. O más que el mundo, la certeza dolorosa de que eran pequeños, más débiles, y de que el Athletic les había dejado en la lona con el primer guantazo. Con estos pensamientos en la cabeza y seguramente recordando también la ocasión fallada por Ortuño, el Eldense se evaporó y en el minuto 40 recibió la puntilla. En este caso, un lanzamiento de falta de Berchiche que se estrelló contra la barrera y acabó llegando a Berenguer, cuyo zurdazo fue directo a la red. Y hasta ahí llegó el equipo alicantino. Asumió su papel de víctima y ya no reaccionó.

Su segunda parte fue, efectivamente, la de un equipo entregado y frustrado. Uno de sus futbolistas, Carnicer, no metabolizó bien la frustración y dio una patada muy fea a Nico Williams en el minuto 51. El árbitro fue benévolo sacándole sólo la amarilla. Debió ser roja sólo por lo extemporánea y absurda que fue la entrada. Fernando Estévez hizo tres cambios en el minuto 56 -Carnicer fue uno de los que se fue- en un intento de dar aire a su tropa, pero estuvo lejos de conseguirlo. El Athletic hizo muy pronto el 0-3 y el resto del partido ya fue un festival de los rojiblancos, que ni siquiera lamentaron mucho que Soberón hiciera el gol de la honrilla poco después de que Berenguer firmase el 0-4.

En la recta final, con todo el pescado vendido, llegaron los cambios de Valverde. Paredes, Guruzeta, Balenziaga, Villalibre y Dani García tuvieron una pequeña ración de minutos en una noche plácida en la que el Athletic completó la goleada con un gol en propia puerta de Correia -uno de esos que el chaval recordará en forma de pesadilla-, y otro final de Muniain. En fin, que los rojiblancos siguen con paso firme y agrandan la estadística que les sitúa como un equipo casi imbatible en eliminatorias a un partido. Ya suman veinte victorias consecutivas.

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios