Éxito incontestable. Jon Uriarte saluda a los seguidores que entraron en San Mamés una vez ratificado como el presidente número 33 del Athletic. / manu cecilio

Así ganó Uriarte: cambio, estrategia y ruptura «con los de siempre»

El empresario se aúpa a la presidencia del Athletic con una apuesta por la renovación, que conecta con las ansias de los socios por un «nuevo rumbo»

Antonio Santos
ANTONIO SANTOS

Si llega a presentarse a las elecciones de la mano de Marijaia, también habría ganado». El sociólogo Xabier Aierdi, un reconocido aficionado del Athletic, resume con esta frase el éxito cosechado por Jon Uriarte. El empresario logró el viernes un rotundo triunfo. Con el 46,71% de los votos superó en más de 3.000 papeletas a Iñaki Arechabaleta y en otros 6.700 sufragios a Ricardo Barkala. Una victoria que según coinciden expertos en demoscopia y en la actualidad del club de Ibaigane obedece, sobre todo, a dos motivos: la imagen de juventud que ha proyectado su candidatura (Uriarte, de 44 años, se ha presentado como un joven emprendedor ) y la desazón de unos socios rojiblancos que, tras años de decepciones sobre el césped, ansiaban un «cambio de rumbo» y romper «con los de siempre».

Un escenario de desánimo fruto de finales de Copa perdidas y de ver cómo el primer equipo lleva cinco temporadas fuera de Europa que supieron leer muy bien en la plancha IZAN Athletic. Miembros de esta candidatura reconocen que «desde el principio» tuvieron claro que debían transmitir mensajes de ruptura con lo anterior. Y canalizar la necesidad de «ilusión y cambio» que demandaba la afición rojiblanca. «El objetivo era dar el mensaje de que las cosas se pueden hacer de otra manera» y evidenciar que «nosotros somos gente normal», reconoce uno de los integrantes de la nueva directiva.

Aunque durante la campaña la plancha de Uriarte haya dado algunos bandazos, cometido errores y ofrecido cierta imagen de improvisación, desde dentro aseguran que el proyecto tuvo su germen «en 2015». Algunos componentes de esta candidatura ya intentaron sin éxito presentarse en una lista independiente a los comicios de finales de 2018 cuando Aitor Elizegi se proclamó presidente por apenas 85 votos de diferencia frente a Alberto Uribe-Echevarria. Entonces tenían claro que el triunfo en unas elecciones a Ibaigane residía en escenificar una pugna «entre el presente y el pasado».

«El objetivo era dar la imagen de que las cosas se pueden hacer de otra manera y que nosotros somos gente normal»

IZAN Athletic

Candidatura de Uriarte

Estrategia definida

De ahí que siete años después el proyecto de Jon Uriarte se haya presentado, según admiten, con una «estrategia claramente definida». Por ejemplo, midieron la imagen que debían reflejar los medios el día de la presentación de los avales. Apostaron por que no posara ante las cámaras ninguno de los miembros de la plancha (entonces no se habían desvelado sus nombres e incluso la lista no estaba cerrada del todo) y dieron protagonismo a las mujeres (nueve de las trece personas que acudieron) en la entrega de las cajas. Aquel fue el primer «gran golpe en la mesa» del equipo del empresario. Sumó 6.042 firmas válidas, frente a las 4.054 de Barkala y las 2.987 de Arechabaleta.

Durante las dos semanas de campaña también pusieron en práctica una estrategia estudiada. Optaron por difundir por redes sociales los mensajes que querían transmitir al electorado más joven y enviarles mensajes concretos diferenciados «por edades o microsegmentados por municipios». «Podíamos llegar a gente concreta con mensajes más directos», insisten. Y usaron los «medios tradicionales» para conectar con el socio de más edad. «En función del medio de comunicación dábamos los mensajes que creíamos para cada audiencia», explican.

«Si se hubiese presentado de la mano de Marijaia habría ganado de igual forma. Ha hecho errores pero no le han penalizado»

Xabier Aierdi

Sociólogo

El abogado y socio rojiblanco David Salinas-Armendariz coincide en que «la apuesta por el aire joven, la renovación y la independencia» ha fundamentado el éxito de Jon Uriarte. Dice haber visto un proyecto «muy preparado» y una gran «campaña de marketing» en la que la apelación al «victimismo ha calado» entre los socios. «Han sabido vender la idea de que el sistema estaba machacando al 'chaval'», explica. Y aunque, a su juicio, IZAN Athletic ha tenido que «improvisar sobre cargos y programa, la candidatura tenía un evidente plan de comunicación o, mejor, de no comunicación»

Salinas-Armendariz llama la atención sobre la apuesta de esta plancha por no acudir a los debates a tres, dejando el protagonismo a Arechabaleta, Barkala y sus equipos. «Los dos rivales dieron la imagen de que se llevaban bien; de que eran lo mismo. Y cuando dieron caña a Uriarte, lo que transmitieron era que el ausente venía a estropearles el pastel», explica. Este abogado y socio, que reconoce su militancia en el PNV, considera, además, que el partido de Andoni Ortuzar «ha vuelto» a cometer un error al inmiscuirse en las elecciones al Athletic. «A los afiliados no les gusta que les digan a quién hay que votar», asegura en alusión al pasado de cargos políticos que acumula Ricardo Barkala de la mano de los jeltzales. Porque frente a la imagen de «candidato popular y rebelde» que Uriarte ha transmitido, cree que «las etiquetas» con las que partían Barkala y Arechabaleta les han perjudicado. «Además no hay que olvidar -prosigue en su explicación- que el nuevo presidente es hijo de Pedro Luis Uriarte (padre del Concierto Económico) por lo que a un nacionalista no le iba a importar votarle».

«Arechabaleta y Barkala dieron imagen de llevarse bien y al meterse con Uriarte transmitieron que les iba a quitar el pastel»

David Salinas-Armendariz

Abogado

De este mismo hilo tira José Luis Zubizarreta. El analista político y apasionado seguidor del Athletic cree que tanto estos comicios como los de 2018 evidencian que «el mito de que el PNV pone al presidente del Athletic se está cayendo». Y coincide con Salinas-Armendariz en que la candidatura de Uriarte ha sabido presentarse como «víctima de los de siempre, de los que manejan el tinglado». Así, insiste, han conseguido revertir los «errores» que han cometido y la imagen de «desbordados» que han podido dar durante las dos últimas semanas.

«Se han lanzado al ruedo sin tener cosas atadas. Lo del director deportivo mexicano lo han arreglado diciendo que había guerra sucia y a Valverde lo han tenido que coger como segunda opción. Los fallos no los han solventado ellos sino que el ambiente de euforia que han generado alrededor de su candidatura ha hecho que revertiera la situación. Daba igual lo que hicieran. Tenían el viento de popa», sostiene al mismo tiempo que dice alegrarse por su triunfo porque «ha renovado la ilusión y que se mire la próxima temporada con nuevos ojos».

«El mito de que el PNV pone al presidente del Athletic se está cayendo tras estas elecciones y las que ganó Elizegi»

José Luis Zubizarreta

Analista político

«Solución mágica»

En este punto recuperamos el análisis de Xabier Aierdi. El sociólogo coincide con Zubizarreta en que Jon Uriarte ha generado un «mini carisma» a su alrededor. «El carisma no depende solo de los valores que transmite una persona sino que también se forja a partir de lo que el resto de seguidores piensan sobre su líder». En este sentido, Aierdi, que desde hace años expone una visión crítica sobre la salud del club rojiblanco, considera que los socios van a demandar a Uriarte una «solución mágica». «Queremos que no cambie la filosofía, que se multipliquen los ingresos y que todo se solucione», advierte. Y reitera su tesis de que la afición del Athletic vive un «desajuste entre deseos y posibilidades». «El deseo de estar en la aristocracia del fútbol, de aquello de ser uno de los tres equipos que nunca ha descendido, cuando desde hace tiempo vivimos del título nobiliario y estamos en declive». «La gente va a pedir a la nueva junta que haga magia y no puede hacerla porque lo que manda es que entre la pelotita en la portería», añade, al tiempo que coincide con los anteriores en que Uriarte ha ganado las elecciones de forma abrumadora «sin hacer grandes promesas y sin presentar un proyecto de fuste».

«El 'efecto Uriarte' se asemeja al que alumbró a la llamada nueva política, la de Ciudadanos y Podemos»

Braulio Gómez

Director Deustobarómetro

Cumplir las expectativas

¿Y a partir de ahora qué? El director del Deustobarómetro, Braulio Gómez, que reconoce no ser un aficionado del fútbol, analiza los comicios a la presidencia del Athletic con una visión más cercana a la política tradicional. Cree que el 'efecto Uriarte' se asemeja bastante al que alumbró la llamada «nueva política», la que supuso la irrupción desbocada de Podemos y Ciudadanos en 2014, o la que sostiene en la actualidad a los nuevos partidos en Francia o Italia frente al 'stablisment'. Un movimiento que, a nivel general, pone de manifiesto que muchos ciudadanos «están hasta las narices de la élite y los que han tenido el poder». «Los 'outsiders' -reitera Gómez- tienen más capacidad de penetrar entre los votantes. Antes había quizás más respeto a las instituciones. Ahora la gente quiere dar oportunidades a lo desconocido».

De ahí que opine que el verdadero reto para Uriarte, al igual que lo fue para aquellas fuerzas políticas recién nacidas, es cumplir con las expectativas. Algo que también comparten Salinas-Armendariz y Aierdi. El abogado cree que el nuevo presidente y su equipo tienen margen de confianza hasta la asamblea de compromisarios de octubre. Lanza, en este sentido, una recomendación a la nueva junta: «que aprovechen la experiencia de gente de las otras dos planchas, con más experiencia en el mundo del fútbol» porque, subraya, en la candidatura de IZAN Athletic ha visto «gente preparada en los negocios pero con poco bagaje en el deporte». Aierdi, además, insiste en su propuesta de abrir un «gran debate» sobre el futuro del Athletic y el camino que hay que seguir. Una reflexión «a largo plazo» en la que cree que deberían participar los equipos de Ricardo Barkala e Iñaki Arechabaleta. Pero esa ya será otra historia.

Arechabaleta fue el que más creció en la campaña

Iñaki Arechabaleta fue el candidato que mayor provecho sacó a la campaña electoral del Athletic, el tiempo que transcurre entre la validación de las firmas y las urnas. El ejecutivo deustoarra es el que más votos suma con respecto a los avales presentados, carrera en la que quedó en tercera posición con 2.987 apoyos. En el recuento fue segundo al sumar 7.927 papeletas, 4.940 más.

Se trata de un salto enorme, con un crecimiento del 165%. Es decir, cada firma se convirtió en 2,7 votos, lo que le permitió subir 11 puntos, del 22,8% de avales y el 33,9% de papeletas el viernes.

Aunque quedó lejos del triunfo y no ganó en ninguna mesa, los datos premian su apuesta por Marcelo Bielsa y al candidato que hizo la campaña más sólida y sin tropiezos.

El nuevo presidente también crece desde las firmas. Son apenas dos votos menos que Arechabaleta los que suma (4.938), pero la diferencia porcentual es alta. Uriarte incrementa sus avales en un 46,8%. Es decir, cada firma se ha convertido en 1,8 votos. Apenas ha avanzado porcentualmente: un 46,2% de avales y un 46,8% de voto.

Al que peor la ha ido es a Ricardo Barkala. Apenas ha sumado 208 votos, un pobre 5,1% con respecto a los avales. Esto explica su hundimiento a la tercera posición. Ha habido más distancia entre él y el segundo (3.665 votos) que entre Arechabaleta y Uriarte (3.052). Cada aval sólo se ha multiplicado en votos por 1,05.