Schirmer, Arechabaleta y Basarrate. / Ignacio Pérez

Arechabaleta ofrece un Athletic femenino «ambicioso» y se marca como objetivo regresar a Europa

El candidato ficha a Joseba Basarrate como secretario técnico y ofrece a Joseba Agirre «seguir con otras funciones en Lezama»

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Iñaki Arechabaleta ha ofrecido este martes construir un Athletic femenino «ambicioso» y al que ha marcado como objetivo regresar a Europa, en donde el club no compite desde 2016-17. El ejecutivo deustoarra cree llegado el momento de relanzar el proyecto de esta estructura. Para hacerlo, se agarra a tres pilares, Amaia Elgezabal, exjugadora rojiblanca, como directiva encargada de este área, Joseba Basarrate, exsecretario técnico y que se sentó en el banquillo del Alavés; y Joshua Schirmer, un norteamericano de 40 años que llega del fútbol checo y que será responsable de metodología.

El fichaje de Basarrate deja en una delicada situación a Joseba Agirre, director deportivo del Athletic femenino desde 2019 y antes entrenador del primer equipo. Arechabaleta tiene una excelente relación con él. «Le entrené en la selección vizcaína de fútbol sala alevín», evocó. Y reveló que se ha puesto en contacto con él. «Le he dicho que quiero que continúe en Lezama. Estamos pendientes de ver cuáles serán sus nuevas funciones».

El aspirante mantiene que la mejor manera de preparar el terreno para que el Athletic femenino regrese a la élite del fútbol español es aplicar el «plan con el que llevamos tiempo trabajando». En su sede en la plaza Campuzano, y escoltado por Basarrate y Schirmer, Arechabaleta ha insistido en que hay que mirar a la cabeza de la tabla. «Vamos a ser ambiciosos. Queremos estar arriba y tenemos que construir un equipo que sea potente y campeón como lo ha sido durante tantos años».

Y puso encima de la mesa una meta. «Nuestro objetivo es estar en Europa. Sabemos que ganar al Barcelona, una selección europea, es complicado, pero el objetivo es estar entre los tres que van a Europa y en la Copa ser capaces de dar más y traer victorias para nuestro club», añadió. El deustoarra añadió incluso una vía para lograr sus propósitos. «Vamos a empujar para que haya una segunda competición europea en breve».

Elgezabal quiso poner en valor de lo logrado hasta ahora con el femenino. «No quiere decir que las cosas se hayan hecho mal, sino que queremos impulsar el proyecto», dijo en el primer minuto del vídeo que mostró la candidatura porque su trabajo de profesora le hace estar en un campamento con niños.

La que será directiva encargada del área si ganan las elecciones destacó que su proyecto se basa en la metodología, la utilización masiva de datos, mejorar la detección del talento, formar a entrenadores de clubes convenidos, profesionalizar el área de captación y promover el fútbol femenino en las escuelas.

Son tiempos convulsos para el equipo femenino. Sus dos mejores jugadoras y sus dos únicas internacionales, Lucía García y Ainhoa Moraza, abandonan Lezama y dejarán al club rojiblanco sin representación en la selección de España en la próxima Eurocopa. «La obsesión va a ser retener el talento y para ello vamos a trabajar mucho», garantizó.

Schirmer adelantó las líneas maestras de su proyecto. Llega desde el fútbol de Estados Unidos, «más físico, mientras aquí es más técnico». Su propósito es «elevar el nivel físico de las jugadoras del Athletic para mezclarlo con su técnica».