MAIKA SALGUERO

Arechabaleta quiere cláusulas para evitar el riesgo de «acabar en un juzgado»

CARLOS NIETO

Sin dar muchas pistas sobre su equipo directivo y sus preferencias para el banquillo rojiblanco, así como sobre los fichajes que promete, Iñaki Arechabaleta aseguró que buscará vincular los nuevos contratos que se hagan a los resultados deportivos. «Habrá que convencer a los jugadores de que una parte de sus emolumentos dependan de los objetivos», explicó en el Txoko Mendibile de Leioa.

En relación a la situación contractual de los jugadores, el precandidato a sentarse en el primer sillón de Ibaigane también se decanta por la fijación de cláusulas. «Desde el punto de vista del sentimiento athleticzale está bien no tener cláusulas, pero como gestor prefiero tenerlas porque se fija un precio. El problema está en que si un jugador se quiere ir la cosa puede acabar en el juzgado para ver cuánto cuesta». Y avisó sobre las renovaciones que tendría que afrontar si llega a la presidencia el próximo 24 de junio: «Vamos a tener que sudar tinta».

En el aspecto económico, Arechabaleta se compromete a rentabilizar propiedades como son el estadio y la sede social del club. «Tenemos un 29% de San Mamés y queremos explotarlo al cien por cien para poder hacer eventos con los socios. También con Ibaigane, queremos convertirlo en un centro social del Athletic y conseguir que el socio viva el club».