Barkala pondría «un apellido» a San Mamés si llegase un patrocinador internacional

El precandidato ha lamentado el anuncio de Marcelino García Toral, que es «un buen técnico y un buen tío», aunque ha tanteado a «cuatro o cinco entrenadores» para su proyecto

LEIRE PÉREZ

En un día en el que la despedida de Marcelino García Toral como entrenador del Athletic fue la gran protagonista de la jornada, el precandidato Ricardo Barkala ha puesto encima de la mesa otro asunto que ya anteriormente levantó ampollas entre la afición. El cambio de nombre de la Catedral, un asunto que dejó caer hace años el actual presidente, Aitor Elizegi, al hablar de la posibilidad de un «apellido creativo» y que no fue del agrado de buena parte de los aficionados.

El actual presidente del puerto de Bilbao, a preguntas de aficionados en un acto con socios y presidentes de clubes de Basauri, ha reconocido que, en el caso de ser elegido, el estadio podría sumar ese polémico segundo nombre. «Siempre se va a llamar San Mamés, pero existen fórmulas. Si nos dan 20 kilos, no cualquier marca, una limpia, blanca e internacional, que a parte del dinero ofrezca una proyección internacional, tener ese tipo de colaboradores o de partners, si encima te untan, no es una mala» fórmula, ha admitido.

Como no podía ser de otra forma, la baja del técnico asturiano ha condicionado parte de la presentación del precandidato en la que ha ofrecido unas pinceladas del programa al que terminará de dar forma, una vez logre los avales necesarios para formalizar su candidatura. «Nosotros entendíamos que teníamos la obligación de testar a cuatro o cinco posibles entrenadores», ha explicado.

Y en esta línea ha dado una explicación al hecho de buscar varias novias para los rojiblancos: «Soy un precandidato, tengo que ganar unas elecciones y difícilmente puedo prometer nada a nadie y entendíamos que tampoco era bueno ni atractivo para él vincularse a una de las opciones». En este tiempo, Barkala ha tenido contactos con el asturiano «tres veces en persona, tres o cuatro por teléfono y veinte en whasap». «He tenido mucha relación con él y mi valoración es que es un buen técnico y un buen tipo, pero hasta el 24 de junio no se va saber quién será el presidente y las negociaciones son relativas. Entiendo que él tiene que resolver su vida profesional y familiar, aunque me consta que está muy contento en Bilbao, muy satisfecho con la seriedad del club, el nivel del estadio, habla maravillas de la plantilla. Me da mucha pena, pero a día de hoy no podemos comprometernos con nadie», ha justificado el portugalujo.

Barkala ha insistido en que «la filosofía del Athletic lejos de ser una debilidad es una fortaleza» y que el club es de los «socios». En su opinión y en la de su plancha, es necesario consolidar un programa «a doce años» y ha puesto encima de la mesa la pérdida de influencia que lleva sufriendo durante los últimos años el equipo vizcaíno con respecto a otros clubes. «Ha dejado de ser atractivo para algunos jugadores y ha perdido peso específico donde se deciden cosas que afectan al club como la Real Federación Española de Fútbol, la liga de fútbol profesional, la UEFA. Hay que recuperar ese peso porque hemos sido, somos y seremos un club señor. Eso nadie lo discute y es una línea en la que estamos trabajando. Tenemos que tener más peso específico y presencia, que nuestra opinión pese en las decisiones que se toma», ha defendido Barkala ante varias decenas de aficionados.

La cantera y Lezama, generar talento y retenerlo, así como los acuerdos con los clubes de fútbol base y convenido es algo en lo que está muy ocupada la plancha del que fuera concejal del Ayuntamiento de Bilbao. «Es lo que más nos preocupa. Tenemos que ser capaces de generar talento y acompañarlo, si no estamos muertos y hay margen de mejora», ha afirmado el precandidato. «Estamos hablando con gente importante, muy metida en el fútbol base, con mucha experiencia a nivel internacional y todos ellos ven al Athletic como un caramelo. Alguno vendrá», ha admitido.

Barkala ha tenido palabras para el fútbol femenino ante la profesionalización que está sufriendo en los últimos meses. Es consciente de que hay una huida de talento también en este aspecto. «Esta campaña la hemos salvado, pero los cambios van a ser terribles y necesitamos que en sí mismo genere recursos, será a medio largo plazo. Para nosotros sería muy importante que cada domingo Lezama se llenara», admitió.