Ricardo Barkala ya ha dado el salto a la arena electoral con su acto de presentación. / ignacio pérez

Elecciones a la presidencia del Athletic

Barkala quiere a los «mejores jugadores vascos» y sondea a «seis o siete» entrenadores

El candidato, quien evitó valorar los nuevos Estatutos, apela a la ambición e invita a «no renunciar a nada para volver a ser un club ganador»

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

Ricardo Barkala ha sido el primero en saltar a la arena electoral y anunciar de forma oficial su decisión de optar a la presidencia del Athletic. Lo ha hecho este martes en un céntrico hotel bilbaíno y en el marco de un acto sencillo y de aproximadamente media hora de duración, en el que ha esbozado algunas líneas maestras de un proyecto del que irá dando más detalles en sus futuras comparecencias. Solo ha sido una toma de contacto con la realidad rojiblanca, que quiere hacer suya a través de un ideario vertebrado por la determinación de construir un club más fuerte tanto en la parcela deportiva como institucional. Ha manifestado que uno de sus retos pasa por «mejorar y ordenar la gestión en todos los ámbitos» de una entidad que elegirá al nuevo inquilino de la planta noble de Ibaigane el próximo 24 de junio. El actual presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao ha afirmado que pretende confeccionar un equipo «ganador» y atraer a los «mejores futbolistas vascos» con un proyecto atractivo, además de «retener el talento» que se forma en Lezama.

Como era de esperar, Barkala ha evitado dar pistas sobre las personas que integrarán su junta -en el acto de presentación podía verse a la exdirectiva Mónica Durango y al actual consejero del Surne Bilbao Basket Carlos del Campo- y tampoco ha profundizado en el tema del entrenador. Ahora bien, ha reconocido que ha hablado con «seis o siete» técnicos y que uno de ellos ha sido Marcelino García Toral. De hecho, ha comentado que se han reunido «dos veces» y que también han intercambiado impresiones por teléfono. «Han sido conversaciones cercanas. Él también ha estado cómodo». En este punto, el candidato -en realidad lo será cuando formalice las firmas y sea proclamado como tal- ha restado importancia al orden en el que ha ido sondeando a los posibles inquilinos del banquillo de San Mamés. El de Careñes dio mucha importancia a este protocolo, pero Barkala ha asegurado que el asturiano «ni es la primera ni la última opción. Aún no hemos decidido quién será el entrenador». Se le han puesto encima de la mesa los nombres de Pochettino, Low y Valverde, pero no ha recogido el guante. «Solo hemos querido conocer la situación -de una serie de preparadores- y su interés por el Athletic». Eso sí, ha avanzado que comunicará su decisión en junio, entre los días 9 y 24.

En lo que tampoco ha querido mojarse Barkala es en el proyecto de la reforma de los Estatutos, que serán sometidos a la votación el 23 de mayo. «Nos consta el esfuerzo y las horas de trabajo de la comisión. Necesitamos modernizar los Estatutos. Es una necesidad. Respetaré lo que diga la asamblea». Cuando se le ha insistido en este asunto, en que dé su valoración personal sobre el texto ya redactado y presentado, el candidato ha vuelto a aludir a la responsabilidad de los compromisarios. «Están muy trabajados. No es la primera vez que que se intentan sacar. Precisamos de un Estatuto adaptado a la realidad. También recoge aportaciones de los socios, pero me gustaría interferir en el voto de nadie. Aceptaré lo que diga la asamblea», ha reiterado.

En contacto con el CVC

De acuerdo con la exposición inicial de Barkala, la entidad bilbaína goza de una «óptima posición financiera» y cuenta con la «fortaleza de la filosofía. Es una ventaja, no una limitación». Ahora bien, ha afirmado con rotundidad que el Athletic «necesita calma y mejora en la gestión». Tanto es así que en un momento de su intervención ha deslizado que ya es hora de «ganar algo». Y ha añadido: «No renunciamos a nada para volver a ser un club ganador». Cuando se le ha cuestionado por cómo piensa conseguirlo, el candidato ha hablado de «generación de talento, formación y retención» -en alusión a salidas que han descapitalizado el potencial deportivo del equipo-, sin renunciar a las incorporaciones que mejoren el producto de Lezama. «El Athletic tiene que ser el principal destino de cualquier futbolista vasco. Hay que conseguir que el sentimiento de pertenencia sea algo importante». ¿Cómo? Con un «proyecto atractivo» que atraería a las grandes figuras compatibles con la filosofía rojiblanca.

Barkala no ha tenido ningún conveniente en revelar que está en «contactos con el fondo CVC», una opción de financiación a largo plazo (50 años) descartada por la actual directiva y también por el Real Madrid y el Barcelona. «Tenemos que hablar y estar en todos los ámbitos que afecten al Athletic». En este sentido ha precisado que las conversaciones con CVC no implican su adhesión, sino simplemente obedecen al interés por conocer los detalles del proyecto. El aspirante al sillón presidencial de Ibaigane ha reiterado que los rojiblancos «no son un club vendedor» y que deben hacer lo imposible por «retener su talento. Hay que arreglar las finanzas y mirar a Europa», ha subrayado, además de insinuar una «nueva forma» de negociar con la plantilla. «Creemos que puede ser atractiva para los futbolistas».

En todo momento ha insistido en la necesidad de construir un debate positivo en torno al Athletic y ha reconocido la figura de Iñaki Arechabaleta, quien le disputará la victoria en las urnas. «Le respeto y respeto su trayectoria profesional». Barkala ha manifestado que en el caso de ganar trataría de compaginar su trabajo en el Puerto con la presidencia, aunque, según ha avanzado, si ve que es imposible armonizar ambas funciones «iría dejando» sus responsabilidades en la Autoridad Portuaria de Bilbao.