Marcelo Bielsa, durante el vídeo emitido este lunes en la presentación.

Bielsa: «Me ilusiona construir una versión similar a la de hace diez años»

El técnico desvela que tras analizar al Athletic creyó que lo mejor era que siguiera Marcelino porque «se jugaba muy bien»

J. ORTIZ DE LAZCANO

Marcelo Bielsa (Rosario, Argentina, 67 años) reapareció este lunes en Bilbao nueve años después de abandonar el Athletic. Lo hizo por medio de un video de hora y diez minutos emitido en el Azkuna Zentroa justo después de que Iñaki Arechabaleta le confirmara como su entrenador para el equipo rojiblanco si gana las elecciones el próximo 24 de junio.

El ejecutivo vizcaíno mantuvo su primera conversación con el técnico pocos días después de que fuera cesado en el Leeds el pasado mes de febrero. «Tuve un contacto en marzo con Iñaki», desveló Bielsa en un acto que levantó gran expectación en el Azkuna Zentroa.

Como se esperaba, el sudamericano demostró un conocimiento profundo de cada uno de los detalles del primer equipo y de los de categorías inferiores. De hecho, si llega al banquillo rojiblanco lo hará con toda la información que necesita antes de tomar decisiones.

Una vez contactado por Arechabaleta, Bielsa le respondió que «quería evaluar su propuesta». Por dos motivos. De un lado su alto sentido del deber. «Es una responsabilidad muy grande asumir ese compromiso de dirigir a un equipo como el Athletic, más aún para mí que ya estuve allí y que sé de que se trata». Además, añadió «quería evaluar si soy la persona adecuada». El acuerdo, tal y como adelantó ayer este periódico, será por dos años.

La otra causa que le hizo dudar era su análisis sobre Marcelino. En un gesto de franqueza, el argentino aconsejó la continuidad del asturiano. Explicó que en marzo y abril comenzó a ver partidos de los rojiblancos y que lanzó el siguiente mensaje a Arechabaleta: «Una de las primeras cosas que le dije es que el equipo jugaba bien y me gustaba. Y que de acuerdo a lo que yo veía entendía que lo mejor para el Athletic era que el entrenador que lo estaba dirigiendo continuara debía seguir porque veía que el proyecto no estaba acabado, que tenía margen de crecimiento y desarrollo».

Y añadió más adelante: «El Athletic se merecía estar mucho más cerca del Betis y la Real Sociedad que del Villarreal, mereció mucho más de lo que obtuvo, ser quinto o sexto. Es un equipo muy trabajado y muy bien trabajado».

Arechabaleta le indicó que quedaban a la espera de lo que sucediera con el asturiano. Una vez que Marcelino se apartó a un lado tras el final de la Liga porque no percibió apoyo de los entonces precandidatos, «le di una respuesta definitiva». Entre otros motivos, «porque este equipo tiene capacidad de evolución». No fue el único reconocimiento a Marcelino: «Mereció más de lo que tuvo. Si hubiera terminado quinto, hubiera sido normal».

Con su habitual tono pausado, Bielsa desgranó su análisis sobre la anterior campaña y las metas que se marca para el futuro. Apenas hubo menciones por parte del rosarino al pasado. Dejó claro que desea ser visto como un entrenador de futuro y no como un guiño nostálgico al emotivo recuerdo de aquel gran curso 2011-12 en el que el Athletic llegó a las finales de Liga Europa y Copa. «Heredé un gran equipo de Caparrós pero el actual se parece más a aspectos que yo trato de transmitir al mío».

«Margen de evolución»

«Este equipo tiene margen de evolución individual y colectiva», analizó. Y en su único momento con mirada por el retrovisor dijo que cree que los éxitos pueden volver. «Me ilusiona poder pensar en construir o sumarme a un grupo que puede intentar una versión de similar nivel que aquella de hace diez años».

Arechabaleta sonreía satisfecho en la presentación, que observaba con expresión triunfal porque el argentino relanza sus opciones de cara a las elecciones. Además, era consciente de que estaba ante el acontecimiento más potente que se ha vivido hasta el momento en la campaña electoral. El deustoarra dijo que presentaba a un técnico «top 5 mundial» y a un profesional que es «el más venerado por los entrenadores del mundo». «Marcelo piensa que este equipo nos va a dar grandes alegrías», se felicitó.

Bielsa ya le ha encomendado una tarea. Quiere algún fichaje. Este periódico reveló que desea a Jon Moncayola, de Osasuna. «Ha hablado de algún refuerzo posible. Hay uno o dos puestos en los que un refuerzo nos vendría bien. Estamos mirando el mercado», ha indicado.

El argentino se refirió a esta situación cuando dijo que se verá obligado, si gana Arechabaleta, a tomar decisiones «en muy breve espacio de tiempo» sobre 40 jugadores -25 del primer equipo, cinco cedidos, tres con opción de recompra y diez con contrato en el filial- cuando su objetivo es una plantilla de 25 jugadores. «Y eso sin contar con los posibles fichajes», deslizó el argentino.