Ricardo Barkala en la presentacion de su candidatura a la presidencia del Athletic. / ignacio pérez

La campaña se calienta en plena carrera de los candidatos por recoger firmas

El equipo económico de Barkala acusa a Uriarte de «tener un conflicto de intereses» por ser socio de All Iron Sports

J. ORTIZ DE LAZCANO | JUANMA MALLO

La campaña electoral del Athletic se calienta la semana en la que los tres aspirantes -Ricardo Barkala, Iñaki Arechabaleta y Jon Uriarte- deben presentar las firmas necesarias para convertirse en candidatos. La primera polémica ya está sobre la mesa. El asunto en cuestión es la participación de Uriarte como socio inversor en la compañía All Iron Sports, que ofrece un servicio integral a futbolistas.

La candidatura de Barkala cree haber detectado en este caso un flanco débil en Uriarte y ayer golpeó por ahí. Apenas unos minutos después de la rueda de prensa en la que el presidente del Puerto presentó a su equipo económico, uno de sus miembros, Asier Zarraonandia, dijo a ETB que «con todo el respeto, pero tiene un conflicto de intereses» por su condición de socio inversor de All Iron Sports.

Horas después, insistió en el mismo argumento en una conversación con este periódico. «Nadie le va a decir dónde tiene que invertir, pero dice que tiene un blindaje para no actuar con jugadores del Athletic. ¿Va a ayudar a jugadores de los equipos contrarios a ser mejores o reforzar a rivales del Athletic? Por eso vemos un conflicto de intereses».

«No soy presidente ni candidato. Sólo soy precandidato y ya me están haciendo oposición»

Jon Uriarte | Precandidato

Uriarte descartó el jueves en este periódico que exista tal conflicto y explicó que la suya es una sociedad que ofrece un «servicio integral a jugadores. Desde cuidarles psicológicamente y cuidar de su nutrición hasta estar encima para que no cometan errores con su patrimonio».

Ayer, el empresario se defendió en Onda Vasca: «No soy ni presidente ni candidato, solo soy precandidato y ya me están haciendo la oposición. Supuestamente somos un grupo de chavalillos inexpertos y centran el mensaje en nosotros, eso es súper positivo, parece que somos algo más de lo que otros tratan de proyectar», valoró.

Al equipo de Barkala tampoco le hizo gracia que Uriarte dijera en una entrevista a este periódico que «el Athletic necesita un electroshock porque si no va a acabar muriendo». La frase concentró buena parte de la crítica porque «tenemos uno de los clubes más solventes de la Liga. No es verdad que el Athletic está en una situación tremenda», zanjó Zarraonandia.

«No estamos para dar vender humo, esto no es una 'startup' (empresa que comercializa productos y servicios a través del uso de las tecnologías de la información y la comunicación) ni un experimento. Un club como el Athletic requiere una gestión profesional, sensata, ordenada y con sentido común. No hace falta electroshock y sí racionalización», insistió Lorea Aristizabal, del mismo equipo económico y en referencia a dichas declaraciones.

«¿Va a ayudar la empresa de Uriarte a jugadores de los equipos contrarios del Athletic o a reforzar a clubes rivales?»

Asier Zarraonandia | Equipo económico de Barkala

Lucha por las firmas

En medio de la primera polémica de la todavía precampaña, los aspirantes se afanan en conseguir las firmas. La carrera electoral llega la madrugada de este sábado a uno de sus puntos fuertes. Barkala, Arechabaleta y Uriarte tienen de plazo hasta las doce de la noche de este 4 de junio para presentar los firmas necesarias -2.016- y, de este modo, oficializar su candidatura y convertirse en aspirantes reales al sillón de Ibaigane.

No se sabrá el número de rúbricas válidas presentadas hasta el jueves 9 por la tarde (18 horas), y esta etapa siempre se ha interpretado como un preludio de lo que puede ocurrir el día de los comicios, el 24 de junio en San Mamés.

Esto es, lo habitual es que el que más avales recaude se lleve el triunfo. Aunque es verdad que en la última contienda con las urnas de 2018 el ganador de este trámite esencial fue Alberto Uribe-Echevarria con casi mil firmas de margen, pero la victoria fue para Aitor Elizegi por 85 sufragios. Los tres precandidatos trabajan de manera intensa, casi contrarreloj, para lograr las firmas del 5% de los socios del Athletic con derecho a voto, 2.016 personas.

Las fechas electorales

  • 4 de junio, sábado: A las doce de la noche termina el plazo para la presentación de avales.

  • 9 de junio, jueves: A las seis de la tarde, el club informará del número de firmas válido de cada aspirante y oficializará las candidaturas.Ese día, también arranca la campaña electoral propiamente dicha.

  • 24 de junio, viernes: La votación se celebrará en San Mamés, el viernes. Las urnas abrirán a las nueve de la mañana y cerrarán doce horas más tarde. Ese mismo día, se desvelará el nombre del presidente del Athletic.

La situación entre ellos resulta dispar. Barkala y Arechabaleta, los primeros que saltaron a la arena electoral y que acudieron a Ibaigane a recoger las papeletas horas después de que la junta directiva cesara en sus funciones, llevan ya quince días invertidos en esta labor.

Mientras tanto, Jon Uriarte comenzó con la recolección de las rúbricas una semana más tarde, hace apenas ocho días, después de terminar la temporada con la derrota de Sevilla, y se ha encontrado con que algunas personas que desean respaldar su candidatura ya lo han hecho con otra, y esa duplicidad no está permitida por los Estatutos de la entidad bilbaína.

Las redes sociales de las tres precandidaturas hacen hincapié en la importancia de esta fase de la precampaña. «Vamos a por esos avales, que la ilusión que vemos se transforme en candidatura. Aurrera!», se escribe en un mensaje en el perfil de Twitter de Jon Uriarte. Arechabaleta, por su parte, tiene fijado en su sitio de esta red social una lista de los lugares, bares y restaurantes de manera principal, en los que se puede firmar para apoyar su candidatura. «Da tu aval a un proyecto de futuro», aporta.

Y Barkala presenta en un lugar destacado de su web un enlace titulado 'Contamos con tu aval', en el que ofrece las instrucciones para respaldarle. Los mensajes de las tres precandidaturas son constantes a través de Facebook, Twitter, Instagram...

En los últimos comicios, poco más de 7.000 personas ofrecieron su aval a las candidaturas. El récord de firmas en esta meta volante electoral lo ostenta el difunto Javier Uría, que presentó 7.553 en las que ganó en 2001 a Fernando Lamikiz.

Las firmas

  • 2018 Aitor Elizegi, 2.942 firmas (3.123 presentadas). Alberto Uribe-Echevarria, 3.972 firmas (4.075 presentadas)

  • 2011 Josu Urrutia, 7.219 firmas (7.778 presentadas). Fernando García Macua, 4.640 firmas (5.089 presentadas)

  • 2007 Fernando García Macua, 3.507 firmas (4.170 presentadas). Juan Carlos Ercoreca, 3.435 firmas (3.929 presentadas). Javier González, 1.755 firmas (2.050 presentadas)

  • 2004 Fernando Lamikiz, 7.357 firmas (7.814 presentadas). Juan Pedro Guzmán, 2.156 firmas (2.472 presentadas). José Alberto Pradera, 1.668 firmas (1.880 presentadas)

  • 2001 Javier Uria, 7.553 firmas (7.848 presentadas). Fernando Lamikiz, 6.504 firmas (7.878 presentadas)

  • 1994 José María Arrate, 6.225 firmas (6.704 presentadas). José Julián Lertxundi, 1.880 firmas (2.000 presentadas). José María Gorordo, 1.737 firmas (2.001 presentadas)

  • 1990 José Julián Lertxundi, 3.696 firmas (3.957 presentadas). José María Arrate, 3.508 firmas (3.793 presentadas). Santiago Francés, 2.014 firmas (2.244 presentadas)