Manu Cecilio

De la celebración en San Mamés a la fiesta en Molly Malone y Azkena

Presidente, miembros de la junta directiva y sus amigos y familiares compartieron unos momentos de alegría fuera de los focos

Robert Basic
ROBERT BASIC

Cuando se cerraron las urnas a las nueve de la noche del viernes, Jon Uriarte se escapó un rato a su casa. Llevaba de pie y con los socios más de 11 horas, sin parar de hacerse fotos, firmar autógrafos y recibir incontables muestras de ánimo. Necesitaba coger algo más de ropa -se sabía ganador- y echar una cabezada, de apenas unos minutos pero reparadora. Hasta se quedó sin voz, afónico, agotado por un proceso electoral excesivamente largo. Volvió rápido a San Mamés, donde se proclamó vencedor, y luego se fue con su grupo a saborear la alegría lejos de los focos.

Todo IZAN Athletic esperó en la sala B de La Catedral la proclamación de los datos oficiales. 10.979 votos les dieron la presidencia del club de sus vidas. Después de atender los compromisos oficiales, los ganadores, sus familiares y amigos se fueron al pub Molly Malone. Unas cien personas disfrutaron de la fiesta alejadas de las luces y fuera del foco. Hubo barra libre y buen ambiente, en el que participaron los miembros de la plancha y sus allegados más cercanos. Todo se desarrolló en un clima de proximidad y confianza, sin muchos elementos ajenos a la composición de un grupo homogéneo. Hubo unos pocos invitados a la fiesta, pero el grueso de los asistentes correspondía al equipo de Uriarte.

Nuevo director deportivo

De todos modos, no todos los directivos acudieron a la fiesta. Algunos habían quedado con sus padres y prefirieron marcharse para descansar. La gente estaba extenuada después de una campaña agotadora, en la que ha sobrado trabajo y faltado sueño. De todo ello y mucho más se habló en el Molly Malone, que cerró sus puertas para los ganadores. A las tres de la madrugada, el establecimiento colgó el cartel de cerrado. Entonces el nuevo presidente y sus acompañantes se marcharon a Azkena. Estuvieron un rato porque las fuerzas escaseaban. De hecho, apenas 15-20 personas se tomaron algo en la sala y luego se fueron a sus casas.

Desde la junta se tomó la decisión de disfrutar del fin de semana libre antes de ponerse de nuevo en marcha mañana. Pero esta vez no lo harán como candidatos, sino como el nuevo equipo de gobierno de Ibaigane. Ahora toca recuperar, cargar las pilas y meterse de lleno en el día a día del Athletic. Se espera el nombramiento del director deportivo en los próximos días, la presentación de Ernesto Valverde y la vuelta a la actividad de la primera plantilla. Empieza la 'era Uriarte' en el Athletic, que debe conllevar cambios y transformación.