Elecciones en el Athletic

El Colegio Vasco de Periodistas renuncia a organizar el debate entre los tres candidatos por «la polémica suscitada»

Asegura que dos de las tres candidaturas, Barkala y Arechabaleta, todavía no han dado una respuesta: «Hemos decidido retirar la oferta»

JUANMA MALLO | ROBERT BASIC

El Colegio Vasco de Periodistas no hará un debate entre los tres candidatos a las elecciones del Athletic, Jon Uriarte, Ricardo Barkala e Iñaki Arechabaleta, «ante la polémica suscitada». Además, asegura que dos de los tres equipos, se refiere a Barkala y Arechabaleta, no han respondido y, por tanto, «ha decidido retirar la oferta planteada».

Este es el comunicado íntegro:

«Ante la polémica suscitada, basada en toda clase de bulos y rumores no contrastados que pretenden poner en tela de juicio nuestra imparcialidad y buen hacer, y no habiendo recibido aún una respuesta oficial (en sentido afirmativo o negativo) por parte de dos de las tres candidaturas a la presidencia del Athletic por más que hemos insistido en ello, la Asociación y el Colegio Vasco de Periodistas ha decidido retirar la oferta planteada a las mismas para la organización de un debate abierto a los medios entre los tres candidatos.

Dicha decisión obedece a la indignación y profunda tristeza que nos causa el hecho de que una oferta bien intencionada por nuestra parte se haya malinterpretado y utilizado de manera torticera e interesada, tanto por quienes manejan las respectivas candidaturas en liza, como por algunos comunicadores del ámbito deportivo que, desde los respectivos medios para los que trabajan, vienen lanzando gratuitamente sobre nosotros un manto de sospecha inmerecido desde ayer, cuando se empezó a hablar de esto en redes sociales, sin que la Asociación ni el Colegio Vasco de Periodistas se hayan pronunciado al respecto o hayan confirmado por ninguno de sus canales habituales de comunicación que tuviésemos cerrado el citado debate a tres ni mucho menos el formato en el que este se desarrollaría.

La gravedad de las críticas vertidas sobre quienes detentamos la representación oficial del periodismo en Euskadi, en medio del fuego cruzado entre las tres candidaturas, han alcanzado tal nivel que se han atrevido incluso a cuestionar las intenciones y profesionalidad de algunos miembros de nuestra Junta Directiva a título individual.

Resulta decepcionante comprobar cómo algunos colegas acaban sumándose al coro de dimes y diretes entre los seguidores de los tres candidatos que se enzarzan en redes y han estado informando de algo, dándolo por hecho y criticándonos por ello, cuando aún se encontraba en las fases preliminares de la negociación, sin que en ningún momento hayan descolgado el teléfono o se hayan puesto en contacto con nosotros para contrastar o confirmar rumores.

Lo hemos intentado, pero es evidente que nuestros esfuerzos han sido en vano.

El enrarecido clima que este tipo de mala praxis pseudoperiodística contribuye a crear y que, desde luego, no es ni de lejos el más propicio para mantener una sosegada confrontación de ideas que arroje luz sobre los respectivos programas y promueva la serenidad entre los socios del Athletic llamados a votar, nos lleva a renunciar a nuestro legítimo derecho a poder organizar este debate que, huelga decir, hubiese tenido todas las garantías deontológicas que nuestra profesión exige.

Y ello porque, no siendo un medio de comunicación ni pretendiendo serlo, el Colegio Vasco de Periodistas es -le pese a quien le pese- el Órgano Oficial de representación de la profesión periodística en la CAV, legalmente constituido en el Parlamento Vasco por la Ley 17/2012, de 28 de junio y, como tal, su actuación únicamente puede responder a un criterio deontológico de pluralidad e independencia informativa, ajeno a los posibles condicionantes (si los hubiere) de la propiedad de los medios.

En este sentido, la Asociación y el Colegio Vasco de Periodistas tienen el deber y la vocación de servir de elemento aglutinador de la profesión y de paraguas que cobije a quienes la ejercen. Nuestra vocación no es ni ha sido nunca competir con los colegas de ningún medio de comunicación sino, al contrario, acoger y dar voz a todos sin excepción, siempre que sean periodistas titulados, como exigen nuestros estatutos.

Es en ese ánimo, y no en el de poner en cuestión la imparcialidad de nadie, que quienes integran en este momento su Junta Directiva, en tanto que profesionales del periodismo, nos sentimos capacitados para asumir el reto de organizar cualquier encuentro, mesa redonda, coloquio o foro de debate que tenga que ver con la actualidad, como de hecho venimos haciendo, procurando siempre dar voz a los colegas de los distintos medios que han tenido a bien colaborar con nosotros en nuestras actividades.

Cuando nos ofrecimos a organizar este debate sabíamos de antemano que tendría un gran interés y repercusión mediática. Sin embargo, no imaginamos nunca el alcance de las acusaciones de las que hemos sido víctimas y el cariz de las dificultades y obstáculos que se han puesto para la celebración del mismo.

El Athletic no sólo es un club de fútbol, es un icono y un referente de nuestra tierra y de nuestra cultura a nivel mundial. En nuestra opinión, se merece una mayor seriedad y altura de miras por parte de quienes aspiran a dirigirlo y de quienes se dedican a informar sobre su quehacer diario y dicen llevar sus colores en el corazón».