La proclamación de Jon Uriarte como presidente. / fotos: manu cecilio y pankra nieto

Elecciones Athletic 2022 La despedida perfecta

La decisión de la junta directiva de Elizegi de trasladar la jornada electoral de Ibaigane a San Mamés ha recibido el aplauso unánime

Igor Barcia
IGOR BARCIA

Fue el otro protagonista de la jornada electoral del Athletic. Si Jon Uriarte ganó con un 46,71% de los votos, se puede decir que San Mamés se impuso por unanimidad en su debut como escenario de los comicios. La apuesta de la junta directiva de Aitor Elizegi por trasladar el acto desde el palacio de Ibaigane a La Catedral propició que las votaciones se realizaran de forma mucho más ordenada y espaciosa, y que el acto de proclamación del nuevo presidente estuviera a la altura de la solemnidad clásica de Ibaigane. La imagen de Jon Uriarte y su plancha bajo los focos de San Mamés fue rotunda, contundente. Allí recibió los primeros gritos de aliento y los primeros aplausos de los cientos de aficionados que entraron para jalearle. Pero el impacto del acto estuvo siempre por encima y alcanzó el efecto previsto, tal y como aseguró el propio presidente. «Ahora entiendo a Jorge Valdano cuando hablaba de miedo escénico», bromeó cuando se vio sobre el protegido terreno de juego de La Catedral, la que también será su casa durante los próximos cuatro años.

El saludo entre Arechabaleta y Barkala sobre el terreno de juego.

La idea del cambio de escenario estuvo en la cabeza de Aitor Elizegi desde hace tiempo. El hecho de que San Mamés se convirtiera en el escenario de una asamblea de compromisarios durante la pandemia abrió las puertas a nuevos usos para el estadio rojiblanco, y de cara a estas elecciones en una etapa donde la actividad futbolística está detenida, se consideró que era el momento adecuado para hacer el traslado por «muchas razones», se reconoce desde la directiva saliente.

Los problemas de movilidad en Ibaigane y su entorno llevaron a la junta de Elizegi a optar por el traslado de escenario

Primero, por el aumento del número de socios y el recuerdo de los 'atascos' en las anteriores elecciones de diciembre de 2018. Las colas en las horas punta e incluso los problemas finales donde hubo un colapso en el momento de cerrar las urnas motivó que desde el club se pusiera sobre la mesa el cambio de lugar.

A los problemas de movilidad dentro de los jardines se le unen los del exterior, por las dificultades en el tráfico, de aparcamiento y de conexiones, mucho más eficaces en San Mamés. Así que a pesar de algunas voces reticentes por aquello de la tradición, «se vio claro que el estadio era el escenario adecuado».

Imagen de las votaciones.

Felicitaciones

Con 24 zonas de votación y una circulación fluida por el pasillo central, los socios valoraron muy positivamente a su salida el plan de acceso. «Fue generalizado y los tres aspirantes nos felicitaron. Fue un proyecto donde metimos muchas horas», aseguraron desde comunicación del Athletic.

Quedaba otro punto por resolver. Cómo diseñar el protocolo de proclamación de vencedores y cómo escenificarlo, ya que la imagen en la escalinata de Ibaigane era un clásico tras cada jornada electoral. En este sentido, el área de comunicación del Athletic, de la mano con el propio Aitor Elizegi, plantearon la posibilidad de que los perdedores tuvieran su momento de protagonismo sobre el terreno de juego, el mismo lugar donde Jon Uriarte tuvo su primer baño de masas como presidente. En este punto, en los días previos se habló con los tres aspirantes y se mostraron muy de acuerdo con poder mandar en caso de derrota un mensaje tanto a sus votantes como a la familia athleticzale desde el mismo lugar que el vencedor.

El expresidente se implicó en dar visibilidad al relevo de directivas

Otro de los aspectos en los que incidió el ya expresidente fue dar visibilidad al acto del relevo. Primero, el equipo de Prensa del Athletic llevó a la junta ganadora al vestuario visitante, donde recibió la visita y la felicitación de la junta saliente -no se pudo hacer en el vestuario del Athletic porque los medios de comunicación debía pasar por allí camino del túnel-. Y después Elizegi e Iribar, a quien había invitado al acto, entregaron la camiseta con el número 33 a Uriarte. «Querían por todos los medios que se produjera un relevo normalizado», algo que no sucedió con la victoria de Elizegi sobre Alberto Uribe-Echevarría en diciembre de 2018.

En esa sensación de normalidad también se implicó el cocinero bilbaíno desde primera hora de la mañana, cuando acudió a votar y a saludar a los candidatos, hasta la noche, en el acto de despedida. Fue un día de fiesta con un protagonista -San Mamés- que ha llegado para quedarse en cada proceso electoral.