En clave electoral

Un ejecutivo jugón

Patxi Herranz
PATXI HERRANZ

Para Iñaki Arechabaleta el Athletic y un balón han estado presentes en su cabeza desde niño, han sido su gran obsequio vital, no en vano su ama lo corroboraba añadiendo que le pegaría todo ser presidente porque sigue siendo un apasionado socio. Seguro que en su círculo interno le habrán comentado también si de verdad se quiere meter en el ajo a punto de llegar a la meta de una merecida jubilación.

Es conocedor de que el Athletic es un trabajo full-time, pero en esta materia no se va a encoger Arechabaleta porque tiene una amplia carrera como ejecutivo en grandes empresas, que seguro tendrán un vagón de enganche con su nueva andadura. Iñaki es de verbo fácil, no necesita ni papeles ni tabletas para cuajar un gran discurso o atender a los medios de comunicación mirándolos a los ojos, porque maneja la memoria de forma magistral y esto es un don para toda una generación que al escucharle recuerda cuando hablaban todo seguido. Como se suele comentar en cuadrilla, está para jugar y luce un aspecto jovial, tiene buena sonrisa para la prensa.

Iñaki es de verbo fácil, no necesita ni papeles ni tabletas para cuajar un gran discurso

La cuestión que suscita más dudas es si se esperaba la irrupción tan rimbombante de Uriarte, o pensaba en ganar un mano a mano a Ricardo Barkala. Más allá de apoyos dentro del partido, el que hubiese dos opciones abría un abanico de posibilidades a la candidatura del ejecutivo deustoarra que tenía tiempo de sobra para remontar un encuentro que ya se jugaba en las redes. En estas circunstancias el encuentro se convierte en torneo y esta semana todavía hemos visto a los candidatos echar balones fuera porque es tan importante verter opiniones como saber callar, los errores en campaña se cobran caros. Por matices y declaraciones improvisadas se han quedado atrás muchos candidatos.

Su virtud es que estudia todos los recovecos, es minucioso, ya en su presentación acentuó ser un hombre de fútbol y rememoró que fue el tercero de su promoción para el carné de entrenador de categoría juvenil, por detrás de Zorriqueta e Irureta, por lo que cree que está preparado para presidir el Athletic.

En su contra tiene que el número de candidatos sea impar, por esta simple curiosidad numérica se le pueden escapar muchos votos que daba por hechos.