Socios del Athletic hacen cola para votar en las elecciones de diciembre de 2018 en el Palacio Ibaigane. / manu cecilio

La media de edad de los votantes del Athletic es de 50 años y el 39% vive en Bilbao

Las elecciones del club rojiblanco las decide un amplio grupo de socios de entre 40 y 60 años, los que recuerdan los títulos de 1983 y 1984

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

El Athletic comienza a agitarse por dentro con las primeras descargas de corriente de la campaña electoral. En realidad, todavía precampaña, a la espera de que el próximo día 9, a las seis de la tarde, se haga el pronunciamiento oficial de los candidatos. Mientras Ricardo Barkala, Iñaki Arechabaleta y Jon Uriarte ya han completado el proceso de recogida de avales, que puede ser una recolección muy fatigosa y estresante, arrecia el cruce de mensajes y propaganda. Se trata, evidentemente, de convencer al socio. ¿Pero cómo es ese socio rojiblanco que irá a votar? ¿Cuál es su perfil medio, el que no deben olvidar los pretendientes al principal sillón de Ibaigane si no quieren errar el tiro en sus estrategias de campaña?

No hay muchos datos al respecto. Las cifras que sí hemos podido confirmar no son del todo exactas, ya que fluctúan casi día a día con pequeñas alteraciones, pero son válidas y, desde luego, muy interesantes. El número de socios del Athletic que figura en la página web del club es de 43.425; una cifra que apenas va a moverse ya que las incorporaciones se producen de un tiempo a esta parte casi por goteo a través de una lista de espera. Alrededor de 3.400 son menores de 18 años, lo que les deja fuera de la liza electoral.

LAS CLAVES

  • ¿De dónde son los votantes? Algo más de 15.000 son bilbaínos, más de 2.000 getxotarras y otros tantos baracaldeses

  • Sin alteraciones La incorporación de los socios barria y el traslado al nuevo campo no han rejuvenecido la masa social

  • Los más jóvenes Alrededor de 3.400 socios son menores de edad, lo que les deja fuera de la liza electoral

40.000 votantes

Al final, por tanto, serán 40.000 propietarios de carnets (arriba o abajo, insistimos) los que podrán acudir a las urnas dispuestas en San Mamés el próximo día 24. La media de edad del total de socios es de 42, una cifra en la que merece la pena detenerse. Y es que, frente a la percepción casi general de que la masa social se rejuveneció con la entrada de los socios barria y el traslado al nuevo San Mamés, la realidad es que continúa más o menos como estaba. En 1998, por ejemplo, la media era de 43 años, según consta en la completa radiografía del socio rojiblanco que publicamos en este periódico el 15 de abril de aquel año del Centenario.

Así las cosas, si hacemos la cuenta pertinente con los datos antes citados comprobamos que el promedio de edad del votante rojiblanco es de 50 años. A los candidatos, por tanto, no les queda otro remedio que situar el foco principal de sus mensajes en una franja de edad muy concreta. Las cosas como son. La realidad es que las elecciones del Athletic nos las deciden ni los jóvenes con ganas de cambiar el mundo ni los mayores que sufren ataques de nostalgia cuando recuerdan a los once aldeanos. Las decide un amplio grupo de socios que oscilan entre los cuarenta y los sesenta, hinchas que, en la mayoría de los casos, vivieron y recuerdan, algunos de una forma borrosa, los títulos de 1983 y 1984.

¿De dónde procede el socio?

Respecto a la procedencia del socio, hay observaciones importantes que hacer. La primera es que Bilbao ha perdido peso como núcleo aglutinador de carnets. En 1998, de los 33.355 socios que tenía el club, 17.874, un 53,5%, vivían en la capital vizcaína. Ahora la cifra no llega a los 17.000 y, respecto al total de los socios, sólo representa un 39%. En Getxo ha ocurrido algo muy similar. En el año del Centenario, el municipio de la Margen Derecha absorbía un 10,9% de los socios y ahora sólo llega al 6%. En fin, que las elecciones de hace dos décadas se decidían de una forma abrumadora entre Bilbao y Getxo, que juntos sumaban el 66% de los carnets. En 2022, sólo llegan al 45%.

Cambios demográficos

Pensando en los votantes del día 24, puede hacerse otra precisión. Tendrán derecho a voto algo más de 15.000 bilbaínos y también más de 2.000 getxotarras y otros tantos baracaldeses. Entre estos tres municipios, los más poblados de la provincia, suman la mitad de los socios a los que deberán convencer, en primera instancia para pedirles el aval de su firma, Iñaki Arechabaleta, Ricardo Barkala y Jon Uriarte. ¿Cómo lo harán?

Por lo visto en estos preámbulos electorales hay algo que parece estar claro. En los últimos años se han producido cambios demográficos y variaciones importantes de población en muchos pueblos. El voto rojiblanco ha quedado más repartido por el territorio. Ahora bien, lo que se mantiene inalterable, firme como las estatuas de la isla de Pascua, es el contenido de los discursos de los candidatos, sus referencias voluntaristas a que el Athletic debe concentrar a los mejores jugadores vascos, disponer de los mejores profesionales en cada área de gestión, convertir Lezama en un centro de referencia mundial en la formación de futbolistas, disparar los ingresos del club...

Vamos, que la masa social se mueve y los mensajes se quedan donde han estado siempre.