MAIKA SALGUERO

Jon Uriarte: «Solo soy precandidato y ya me están haciendo la oposición»

Evita entrar en polémicas con la candidatura de Barkala, que le acusa de tener un «conflicto de intereses» por su participación en All Iron Sports y le recuerda que «el Athletic no es una startup»

Robert Basic
ROBERT BASIC

Jon Uriarte está afanado en la recolecta de avales que le permitan convertirse en el aspirante oficial a la presidencia del Athletic. Tiene hasta este sábado para conseguir las 2.016 firmas necesarias que le permitan pasar el corte, un tarea en la que está volcado y que compagina con otros trabajos elecorales. El empresario bilbaíno, de 43 años, ha recibido las primeras críticas este lunes por parte de la plancha de Ricardo Barkala, que le ha acusado de tener un «conflicto de intereses» por su participación en la compañía All Iron Sports y le ha recordado que «el Athletic no es una startup».

En una entrevista a 'Onda Vasca' ha evitado entrar en polémicas y ha respondido en los siguientes términos: «No soy ni presidente ni candidato. Solo soy precandidato y ya me están haciendo la oposición. Me parece una buena señal. Hemos salido los últimos, llevamos una semana en esto, somos supuestamente un grupo de chavalillos y chavalillas inexpertos, supuestamente... ¿Y centran el mensaje en nosotros? Pues yo creo que eso es súperpositivo. Parece que somos algo más de lo que otros tratan de proyectar».

Las primeras chispas han saltado durante la presentación del programa económico de Barkala, donde los integrantes del área financiera del aún presidente de la Autoridad Portuaria de Bilbao han lanzado varios dardos hacia el joven emprendedor bilbaíno. Una de ellas tiene que ver con su particiación en All Iron Sports, una firma que se dedica a la atención integral de deportistas y en la que invirtió en 2020. Uriarte ha explicado en una entrevista con este periódico que en el acta fundacional incluyó una clausula que blinda a los futbolistas del Athletic. Explicó que se necesitaría la unanimidad de votos para 'tocar' a algún rojiblanco, algo que no pasará «nunca» porque él jamás daría su consentimiento. Aclaró además que es un «socio minoritario» y que si hubiera querido hacer dinero «jamás me hubiese presentado a las elecciones».

Uriarte dijo en EL CORREO que el «Athletic necesita un electroshock porque si no va a acabar muriendo», en referencia a las reformas que necesita el club para fortalecer su marca, músculo financiero y respuesta deportiva. Esta reflexión también ha sido empleada por la plancha de Barkala para recordar al precandidato que la institución bilbaína «no es una startup». Asimismo, en la presentación del plan económico de esta candidatura se ha hablado de la necesidad de una «gestión seria» y se han deslizado términos como «experimentos y aventuras» en alusión al equipo de trabajo de Uriarte.