Aitor Elizegi. / luis ángel gómez

Elizegi desaparece de la escena pública y tiende la mano al futuro presidente

«Vamos a estar a la distancia que quiera y necesite la próxima junta directiva, sea cerca o lejos», anuncia el máximo dirigente del club rojiblanco

Javier Ortiz de Lazcano
JAVIER ORTIZ DE LAZCANO

Aitor Elizegi se dirigió a la zona ocupada por los periodistas cuando concluyó la rueda de Prensa que dio junto a José Ángel Iribar. Les dio la mano uno a uno y les anunció que desaparece de la escena, que se trata de su última intervención en público en su condición de máximo responsable del Athletic.

En su despedida, Elizegi dejó claro que se pone a disposición de su sucesor en el sillón presidencial. «A los tres precandidatos les transmito que en lo que podamos ayudar al próximo presidente vamos a estar en la distancia que él decida, sea cerca o lejos, lo que necesiten», señaló. Además, garantizó una «transición en calma» de su junta con respecto al equipo triunfador el 24 de junio.

Elizegi incluso se permitió lanzar un consejo a los tres aspirantes -Ricardo Barkala, Iñaki Arechabaleta y Jon Uriarte- a sucederle. «Al que gane, que siga siendo el mismo cuando entre a Ibaigane. Que se cuide mucho y descanse. Y sobre todo que crea que merece la pena dar el paso sin perder nunca la ilusión», deslizó.

En sus últimos días en Ibaigane, Elizegi comenzó a hacer un balance de lo que ha vivido en su tres años y medio de presidente. «El ritmo es exigente. En estos años he aprendido que el Athletic es la carrera de relevos más maravillosa del mundo del deporte. Merece la pena este proyecto del Athletic, pese a que las circunstancias pueden ser complejas, pero muchos creemos que este es el camino», concluyó el empresario hostelero.