Yo votaría a Uriarte

«Por encima de todo están las personas»

EDURNE LEÓN

Conocí a Jon en 2013, cuando me fichó para liderar el departamento de Recursos Humanos de la empresa que había montado. Él tenía aún 34 años y yo acababa de cumplir 28. Pasé de trabajar en una consultora a liderar los RRHH de una 'startup' multinacional con un crecimiento vertiginoso. Ticketbis entonces tenía 40 empleados y operaba en 12 países. Menos de dos años después, éramos casi 500 y estábamos en 48 países. A día de hoy, sigo trabajando con él en el grupo All Iron.

Creo que cualquiera que colabore con Jon a nivel profesional, desde el primer día se va a dar cuenta de que es un líder nato, orientado a lograr siempre los mejores resultados, pero con la fuerte convicción de que estos solo se consiguen sobre dos pilares fundamentales: trabajar mucho y estar siempre rodeado de un gran equipo humano en el que confiar.

Jon es un ejemplo a seguir. En cada proyecto en el que se involucra, lo hace al 100%, dejándose la piel para sacarlo adelante, siempre con resultados excelentes. Su implicación y su compromiso son enormes con todo lo que hace. No concibe participar a medias en nada. Si se hace, es para hacerlo excelente, no basta con participar; hay que ganar, desde el respeto a los demás, pero también desde una autoexigencia increíble.

Busca siempre a los mejores, pero no cracks mundiales con mucho nombre, sino esas personas que tienen talento, potencial y que encajan en el equipo y la cultura que quiere crear. Hacer equipo y que haya «buen rollo» es algo clave para Jon.

Por encima de todo están las personas. Cuando eBay compró Ticketbis, su mayor obsesión era mantener el equipo que ya habíamos formado, evitar que la compra supusiera despidos. Creo que quienes le conocen tienen claro que es una buena persona. Como muestra, muchos de los que comenzamos en su primer proyecto seguimos hoy en día a su lado, habiendo confiado de nuevo en él.

También recuerdo una de las reuniones más tensas que hemos tenido en los nueve años que llevamos trabajando juntos, porque las cosas no estaban saliendo como esperábamos y los resultados no eran tan buenos como pretendíamos. La tensión era máxima. Al acabar, Jon miró la hora y me dijo «Bueno, después de esto, ¿bajamos a ver el partido de la Champions que están dando?» Así es Jon. Un compañero y un líder que gestiona los problemas, sabiendo diferenciar lo personal de lo profesional, y orientado siempre a buscar las soluciones innovadoras a los problemas.