Manu Lezama posa en un bar con la camiseta del Athletic mientras hace el gesto de la victoria. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

EL ATHLETIC QUE YO QUIERO

«Nos hace falta Guruzeta, puede ser el hombre gol»

Apuesta por la vuelta de Iñigo Vicente e Imanol García de Albéniz, cedidos en el Mirandés, y por el fichaje del delantero del Amorebieta

CARLOS NIETO GARCÍA

Cuando Manu Lezama vino al mundo, hace casi 74 años, su padre Raimundo se encontraba en Sevilla por trabajo. Hablamos del mítico portero del Athletic ganador de seis Copas, dos Ligas, una Copa Eva Duarte y un Trofeo Zamora que defendió la meta rojiblanca entre 1941 y 1957. Un día después de venir al mundo, Manu ya era socio. Compromisario desde hace «tres o cuatro legislaturas», recuerda la frase que decía su padre de que «Lezama es el geriátrico del Athletic, donde se colocan a buenos jugadores en puestos importantes» para reclamar a la próxima junta directiva «un proyecto en Lezama a más de cuatro años. Es esencial que sea como mínimo de una década porque es contraproducente de cara a la formación de los chavales estar cambiando siempre», dice.

Independientemente de que el socio elija mañana a Ernesto Valverde (lo llevan Jon Uriarte y Ricardo Barkala) o Marcelo Bielsa (por parte de Iñaki Arechabaleta), Manu echa flores al trabajo de Marcelino. «Ha sabido sacar réditos a la gente joven. Ha subido a los Nicos (Williams y Serrano) y hay otros jugadores de Lezama que dan el callo». En materia de refuerzos, le gustaría ver la vuelta de los dos futbolistas que han estado cedidos en el Mirandés. «Iñigo Vicente ha hecho un trabajo extraordinario en el Mirandés, le sigo mucho. También Imanol García de Albéniz, son jugadores perfectamente apetecibles para la primera plantilla». No así otros jugadores de más renombre que suenan para reforzar al Athletic. «Sabemos que Monreal no va a venir nunca, y Ander Herrera ha renovado con el PSG, allí cobra mucho dinero», lamenta. Tampoco ve a Julen Jon Guerrero de rojiblanco, tal y como sueña buena parte de la afición. «Es un chaval que se está formando y no debe entrar en la pugna electoral. Es una estrella del juvenil del Madrid y no le van a dejar marchar. Además su padre no va a hacer absolutamente nada por traerle por cómo salió de aquí», clama.

No al apellido de San Mamés

Sí que ve con buenos ojos la posible llegada de Guruzeta, el goleador del Amorebieta. «Siempre me ha gustado, sería el hombre-gol, que falta nos hace». Aunque no apuesta por una apertura al uso en la filosofía de Lezama, dice que «habría que estudiar la posibilidad de que se puedan formar jugadores de fuera desde categorías inferiores». Manu, que lleva toda una vida acudiendo a cada partido, es «totalmente contrario a poner un apellido comercial a San Mamés. La Catedral es La Catedral y no debe tocarse. Hay que buscar otras formas de conseguir ingresos, como patrocinar el premio One Club Men y Women. Se podría hacer un acto en el país de los ganadores, no solo traerlos a Bilbao».