Celebración del último titulo rojiblanco en la 2015/16. / EL CORREO

En clave electoral

Femenino plural

Patxi Herranz
PATXI HERRANZ

Ningún candidato ganará las elecciones por su apuesta frontal por el Athletic femenino. Las tres precandidaturas han puesto el acento en potenciar esta sección, pero el mercado y los clubes que cortan el bacalao de la Liga Iberdrola se han reforzado a base de talonario, lo que pone la conquista de un título por las nubes. Si a esto sumamos que nuestro equipo es deficitario y apenas genera ingresos, se puede prometer lo justo. Todos intentan embellecer este tema de la mejor manera y mostrar su máximo interés demostrando sobre un papel los cambios que tienen pensados porque es políticamente correcto, pero el minuto de oro del femenino se ira difuminando porque en elecciones prima el primer equipo, la elección del entrenador, Lezama, y la economía.

El fútbol femenino es una moneda de cambio solo en los buenos momentos, funciona como las criptomonedas, su valor fluctúa dependiendo del mercado, lo mismo nos echamos todos a la calle para llorar de emoción con la consecución de su quinto título liguero en la temporada 2015/16, pero de la gabarra ni hablamos, que dejamos caer a nuestras jugadoras en un ostracismo y no sabemos dónde meternos porque nada hemos apoyado cuando luchan por permanecer en primera línea de una liga cada vez mas competitiva.

Tenemos representación en las tres categorías del fútbol femenino y una gran cantera de la que tendremos que tirar

Tenemos representación en las tres categorías del fútbol femenino y una gran cantera de la que tendremos que tirar, como destaca Uriarte, porque nuestras jugadoras mas cotizadas optan por abandonar la disciplina del Athletic, bien buscando éxitos deportivos o por dinero.

Las tres planchas reconocen el mérito de la plantilla, uno de los primeros nombres de 'staff' deportivo de Arechabaleta que hemos conocido es precisamente el de Josh Schirmer un analista del fútbol femenino de USA, llamado para reflotar el equipo. Sobre el método no se puede discutir, pero mucho me temo que será difícil instalar en Lezama el modelo americano que destaca por mejores salarios y una mayor atención publica y mediática. Esto lo sabe Ainhoa Tirapu, que se postula a la dirección deportiva con Barkala, las universidades becan a deportistas de élite, y las jugadoras nunca descansan en su lucha por intentar unificar los salarios y juegan en campos de primera categoría.

La falta de interés por el femenino es un error generacional, de una sociedad a la que le falta motivación por esta disciplina, y en gran parte son la prensa y los medios audiovisuales los que deben ponerse las pilas y tirar del carro para inculcar una pasión que una vez vista engancha más que una zarza, porque no deja de ser Athletic en estado puro.