Elecciones Athletic

Arechabaleta apuesta por 16 profesionales «sin ataduras» para recuperar un Athletic ganador

El candidato presenta su lista en Azkuna Zentroa con un claro mensaje: «No podemos permitir que se nos vayan jugadores»

Iván Orio
IVÁN ORIO

Iñaki Arechabaleta ha depositado su confianza en dieciséis profesionales «sin ataduras», muchos de ellos formados en la Comercial de Deusto, para intentar ganar las elecciones del día 24 y conseguir que el Athletic recupere el «espíritu ganador» y que vuelva a dar alegrías a sus socios y seguidores repartidos por todo el mundo. «El equipo está en deuda con la afición», ha lanzado el ejecutivo bilbaíno en el acto de presentación oficial de su plancha en la sala Bastida de Azkuna Zentroa.

En una ceremonia de marcado estilo americano, con vídeos y música de fondo mientras se escuchaban sus currículums a través de los altavoces, han desfilado por el estrado los once hombres y cinco mujeres de la lista –tres de ellos no han podido asistir por motivos laborales– poco antes de que su líder esbozara algunos detalles de su programa. «Somos imbatibles», ha subrayado tras detenerse en las áreas deportiva, económica y social del club.

Cada aspirante ha elegido su propia fórmula para dar a conocer a sus colaboradores. Jon Uriarte apostó por un comunicado reforzado después en las redes sociales. Ricardo Barkala se ha desplazado este viernes con los suyos a la explanada de San Mamés. Y Arechabaleta se ha decantado por uno de los edificios más simbólicos de la villa. El directivo ha dejado algunas píldoras en su discurso –como su intención de crear un local de referencia en el que pueda reunirse la masa social y la elaboración de un documental sobre los valores de la entidad rojiblanca–, pero en general ha sido contundente en los objetivos y muy ambiguo en el cómo y con quién. El candidato ha hablado de ilusión, de pasión, de excelencia, de la importancia de generar nuevos ingresos y de equilibrar las cuentas –se ha comprometido a hacerlo en cuatro años si accede al principal sillón de Ibaigane. Y se ha detenido sobre todo en la necesidad de mejorar Lezama.

El ejecutivo deustoarra ha incidido en que la fábrica de talentos debe ser un referente internacional y uno de los pilares sobre los que sustentar el proyecto del presente y del futuro. Y tiene que serlo, ha dicho, porque la cantera siempre es trascendente, pero adquiere el rango de fundamental en un club «con poca materia prima» en el que urge trabajar en la fidelidad hacia unos valores irrenunciables condensados en la «fortaleza» de su filosofía. «No podemos permitir que se nos vayan jugadores», ha destacado. Aboga para ello por la profundización en una metodología propia que impregne todos los estamentos de la factoría rojiblanca, de abajo arriba y de arriba abajo, con ascensores engrasados con la misma idea e idénticos objetivos. También en la sección del fútbol femenino. En este sentido, Arechabaleta ha llegado a un acuerdo con el técnico estadounidense Josh Schirmer, procedente del Sparta de Praga.

El aspirante a la presidencia ha añadido que se dedicará también atención a los jugadores que no den salto al primer equipo porque constituyen un valor del club de los que se puede obtener un retorno después de invertir en su formación. Sólo ha dado el nombre de Schirmer. Lo demás han sido pinceladas. Ha dejado claro, por ejemplo, que Patxi Salinas ha hecho un buen trabajo en el Bilbao Athletic, pero que no encaja con el perfil de entrenador que buscan para el filial. Y como técnico para el primer equipo, silencio absoluto. A preguntas de los periodistas, ha reiterado que tanto a él como el resto de integrantes de su plancha les gusta el fútbol que ha propuesto Marcelino, pero que esa vía está cerrada porque el propio asturiano lo anunció en su despedida. Arechabaleta ha añadido que irá a cuantos debates se le convoquen siempre que sean serios y con una preparación previa.