Colas de socios en el Palacio de Ibaigane para votar en las elecciones anteriores. / manu cecilio

Elecciones a la presidencia

Casi la mitad de los socios del Athletic no vota

Desde que se impuso el sufragio universal en 1982, la media de participación en las elecciones rojiblancas ha sido del 51,7%

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

Las campañas electorales a la presidencia del Athletic no sólo sirven para conocer a los aspirantes al sillón de Ibaigane, escuchar sus mensajes electorales y volver a enfrascarnos todos, juntos y revueltos, en los recurrentes debates que existen en el club. También son muy útiles para conocer el comportamiento del socio rojiblanco, su grado de implicación en la cita más importante que se les presenta a nivel institucional. Pues bien, analizando el grado de participación de los socios la imagen resultante no es muy favorecedora, la verdad. Casi la mitad, sencillamente, no vota en las elecciones. O dicho desde otra perspectiva: sólo participa en ellas un 51,7%. Esta es la media en las ocho elecciones que se han celebrado en el Athletic desde que, en 1982, se impuso el sufragio universal.

Cada elección, eso sí, es un mundo. La participación fluctúa mucho dependiendo de diferentes factores: los resultados del equipo, la situación del club, las promesas de los candidatos, el enconamiento de la liza electoral entre los aspirantes, las tensiones políticas... En 1982, se supone que por la falta de costumbre, sólo un 31% de los socios ejercieron un derecho que hasta entonces sólo disfrutaban los compromisarios. En 1990, la participación ascendió hasta un 52,3% en unos comicios que José Julián Lertxundi ganó con un porcentaje de apoyos que todavía sigue siendo récord: un 59,2% de los votantes.

Parecen darse las circunstancias para que haya una participación por encima del 60%

pronóstico

Cuatro años después, los socios se movilizaron más que nunca. Votó un 61%, una media que no se superó hasta 17 años después, en 2011. El hecho de que hubiera tres candidatos -Lertxundi, Arrate y Gorordo- y que la batalla electoral fuese más dura que nunca influyó sin duda en el grado de movilización, que se mantuvo al mismo nivel -60,6%- en 2001. Y tenía su lógica. Había dos candidatos con mucho tirón popular -Javier Uria y Fernando Lamikiz- y Jupp Heynckes se presentaba como entrenador del empresario de Zeberio, lo que tuvo un peso muy importante en el resultado.

En 2004, el paso por las urnas se desplomó hasta el 45,8%. Y fueron pocos los que se extrañaron. El club venía de unos años duros con la muerte de Javier Uria, a la que siguió la presidencia de Ignacio Ugartetxe. Fernando Lamikiz volvió a presentarse y, en el inconsciente colectivo del socio, se antojaba el relevo natural. De ahí que el abogado de Busturia arrasara a Juan Pedro Guzmán y José Alberto Pradera. La presidencia de Lamikiz fue breve y en 2007, tras unos meses con Ana Urquijo como presidenta interina, los socios volvieron a ser llamados a las urnas. La pelea entre Fernando García Macua y Juan Carlos Ercoreca fue muy dura y ajustada. El abogado bilbaíno ganó por apenas 750 votos con un porcentaje de participación del 52%.

Poco más o menos son 40.000 los socios del Athletic que tienen derecho a voto

cifra

Subidas y bajadas

En 2011, la pugna entre Macua y Urrutia fue un duelo de pesos pesados que, unido al impacto cada vez mayor de las redes sociales, provocó la mayor movilización de socios hasta la fecha: un 65,4%. Esto provocó al menos un récord y una gran paradoja. El exjugador rojiblanco sumó una cifra nunca vista de apoyos (12.057) y el abogado bilbaíno, que cuatro años atrás había ganado las elecciones con 6.888 votos, las perdió sumando 9.796, es decir, casi tres mil más. Llegamos así a los comicios de diciembre de 2018, famosos por la victoria de Aitor Elizegi por 85 votos, en los que la participación sufrió una especie de crack bursátil. Cayó 19 puntos hasta un 46%. La masa social no estaba movilizada, ni tenía ganas de estarlo por aquellas fechas, con el equipo sufriendo una grave crisis y un entorno muy dividido.

¿Qué ocurrirá el próximo viernes? A estas alturas, sólo se puede especular, pero hay algunas razones para poder hacerlo con un cierto fundamento. El hecho de que haya tres aspirantes potentes hace suponer que el socio acudirá a votar más que en los anteriores comicios. Lo contrario sería una gran sorpresa. ¿En qué medida aumentará el porcentaje de participación? Teniendo en cuenta que éste depende mucho de la oferta electoral de los candidatos en el área deportiva (entrenador, director deportivo, responsable de Lezama, etc.) y que los nombres que ya empiezan a aparecer son muy sonados -Arechabaleta, por ejemplo, presenta hoy a Marcelo Bielsa- lo normal es que haya mucha movilización, por encima del 60% de la participación. Teniendo en cuenta que hay 40.000 socios (arriba o abajo) con derecho a voto estamos hablando de 24.000 papeletas.

Las cifras

  • 46% fue el porcentaje de participación en las elecciones que Aitor Elizegi ganó en diciembre de 2018 a Uribe-Echevarria

  • 31% En 1982, los primeros comicios celebrados por sufragio universal, la movilización de los socios fue muy baja

  • 8 veces han pasado los socios del Athletic por las urnas para elegir presidente en los últimos cuarenta años