Ramón Planes, en una imagen de archivo.

El hombre que fichó a Pedri

Ramón Planes, con un amplio curriculum, será el director deportivo del Athletic si Ricardo Barkala gana las elecciones

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Hospitalet, Racing, Espanyol, Tottenham, Getafe, Rayo, Barcelona... Ramón Planes (Lleida, 54 años) luce un amplio curriculum, extenso, una nutritiva carrera en varios clubes. Si Ricardo Barkala gana las elecciones a la presidencia del Athletic el próximo 24 de junio, este catalán se convirtiría en el nuevo director deportivo rojiblanco, según ha desvelado la candidatura del presidente de la Autoridad Portuaria, aunque con una mirada más bien dirigida a la cantera, a la captación temprana del talento. Esa es la operación que protagonizó, por ejemplo, para convencer al canario Pedri, una de las grandes figuras del fútbol mundial, reclutarle para la escuadra culé, su última estación profesional, y adelantarse a escuadra como el Milan. En un vídeo facilitado por la candidatura muestra su satisfacción por unirse a este proyecto. «Es un orgullo poder forma parte de una entidad única en el mundo, poder contar con las modernas instalaciones de Lezama y sobre todo trabajar para que el Athletic siga siendo caso único en el fútbol mundial y pueda competir con las máximas garantías y ambiciones en la élite. Eskerrik asko Ricardo por confiar en mí para este gran proyecto que es el Athletic».

Futbolista en el Lleida, siempre ha vivido pegado a la pelota. Él mismo lo contaba en una entrevista hace años. «Soy un hombre hecho a sí mismo. Una persona que ha masticado el fútbol desde que nació. Olor a Reflex y campos de tierra, ésa es la metáfora que me acompaña. Detrás del fútbol, sólo está mi familia, a la que adoro». Se define como «sosegado, tan activo como tranquilo de mente». Dicen personas cercanas a Planes que conoce al dedillo la factoría rojiblanca, como si fuera la palma de su mano. Ha estudiado al detalle al club, a las categorías inferiores... Todo en su cabeza.

Su carrera como director deportivo arrancó en 1999, cuando se enroló en el Hospitalet. Estuvo cuatro ejercicios y se unió al Racing. Otros dos cursos en El Sardinero. Más tarde saltó al Alavés en la época de Piterman. Y se fue al Espanyol, donde se encontró por primera vez con Mauricio Pochettino, uno de los técnicos por el que bebe los vientos el candidatos Barkala y con el que ha mantenido intensas conversaciones para tratar de convencerle; de hecho, como ya publicó este periódico, se reunió en París con el preparador del PSG. En el Espanyol ya realizó una operación de relumbrón: reclutó a Coutinho. Allí también coincidió con Ernesto Valverde.

En el cuadro periquito estuvo cinco años, desde 2007 hasta noviembre de 2012: fue destituido junto al técnico argentino del PSG. Juntos, viajaron en 2014 al Tottenham. Más tarde estuvo en el Getafe, también en el Rayo... Y su último equipo ha sido el Barcelona. Primero como asistente de Eric Abidal y, a continuación, como 'jefe' de la dirección deportiva hasta que, para sorpresa de Joan Laporta, lo abandonó en noviembre de 2021. Antes, contrató a Pedri y Araujo, entre otro. Apostó por Pedri, a pesar de que era un chaval que apenas había jugado en Segunda. Pero él vio algo diferente. Por cierto, el actual presidente del cuadro culé deseaba que continuara, pero él prefirió dejar la escuadra poco después de que llegara Xavi Hernández.

Desde entonces, ha sido una de las joyas de la dirección deportiva en el mercado. Le han relacionado con el Getafe, con el Valencia, también por la Juventus... Pero al final le ha seducido el equipo de Ricardo Barkala. Él, según dijo en una entrevista con Radio Marca, quiere volver a los orígenes. «Quiero que sea un club donde pueda llevar a cabo mi manera de trabajo, la que empezó hace 20 años en el Racing. Quiero un proyecto acorde a mi manera de entender el fútbol y pronto porque tengo ganas de trabajas». Será en Bilbao, en San Mamés, pero sobre todo en Lezama, porque su deseo es pilotar la base, el talento del futuro.