Ramón Planes, en una rueda de prensa con el Getafe. / EFE

Ramón Planes, el director deportivo elegido por Barkala, rechaza al Valencia

Tenía la oferta del club de Mestalla para remodelar la plantilla, pero descartó esa posibilidad y une su futuro a las elecciones del Athletic

Igor Barcia
IGOR BARCIA BILBAO

Ramón Planes, el director deportivo por el que ha apostado Ricardo Barkala en caso de ser presidente del Athletic, descartó este martes la posibilidad de formar parte del Valencia, el otro club que había mostrado su interés por contar con Planes. «Hemos hablado con mucha gente. También con él», admitió Barkala cuando fue cuestionado por este periódico sobre las opciones de Planes como director deportivo. Y por la respuesta dada al Valencia todo apunta a que ha despejado su camino hacia Bilbao para unir su camino a la candidatura de Barkala.

El club de Mestalla, tras la marcha de Anil Murty y Pepe Bordalás, va a abordar una remodelación bajo la supervisión de Jorge Mendes. De hecho, fue el agente portugués quien le trasladó a Planes la oferta para que fuese director deportivo que este martes desestimó.

El Valencia no ha sido el único club que ha competido con Barkala por el director deportivo ilerdense. Meses atrás el Newcastle se puso en contacto con él y el Everton hizo lo propio después de que Marcel Brands abandonase el puesto en diciembre.

Como jugador y entrenador, Planes (54 años) pasó por todas las categorías inferiores del Lleida. Fue director deportivo del L'Hospitalet de 1999 a 2003, mismo cargo que ocupó en el Racing (2003-05), el Alavés (2005) y la UE Lleida (2006-07). En junio de 2007 entró a formar parte de la secretaría técnica del Espanyol y en mayo de 2009 tomó las riendas de la dirección deportiva del club. En la 2014-15, formó parte de la secretaría técnica del Tottenham. Luego se fue al Elche, Rayo Vallecano, Getafe y Barça, donde estuvo más de tres años. Primero trabajó como adjunto a Abidal y, tras la salida del francés, quedó a los mandos de la secretaría técnica. Tras la llegada de Xavi decidió poner fin a su contrato seis meses antes de lo acordado.