«Lezama es una cuna de aprendizaje para mí»

Sergio Navarro, responsable de la cantera del Athletic de ganar Jon Uriarte, considera que no poder «incorporar talento de fuera es maravilloso porque no lo veo como una dificultad, sino como un valor»

J. A. PÉREZ CAPETILLO

Sergio Navarro llegó el miércoles a Bilbao después de estar casi seis horas en el aeropuerto de Valencia al averiarse el avión que le traía para intentar emprender una nueva aventura profesional. La apuesta de Jon Uriarte para dirigir la cantera de Lezama entiende que el Athletic es un club que le ofrece todo para lo que supone el desarrollo del aprendizaje de los jugadores. «El contexto de aquí es el ideal», subraya.

- Posible responsable de la cantera del Athletic. Son palabras mayores ¿no?

- Sí, lo son, pero lo tomo como un reto personal. Lezama ha sido algo especial. Tengo amigos aquí y conozco el espíritu del Athletic. Es una responsabilidad y una ilusión. Es que el Athletic es el lugar de trabajar procesos y aprendizaje. Te lo digo desde el convencimiento. Soy un trabajador del fútbol. Hice una labor en Villarreal y en Rusia, y el Athletic me da todo para lo que es el proceso de aprendizaje del jugador por la idiosincrasia del Club, por lo que supone el Athletic.

- ¿Cómo se ve Lezama desde fuera?

Lezama fue el lugar más innovador del fútbol base en una época. Me enseñaron a verlo desde otra mirada. Me abrió muchas puertas y posibilidades, para enfocar mi carrera hacia otros lugares. Lezama fue una cuna de aprendizaje para mí. Me abrieron otra forma de afrontar la formación y de cambiar la mirada sobre cómo formar a un jugador de fútbol. Ahora veo cómo poder darle ese impulso, ayudar a aumentar la calidad de los procesos de esos chicos. Lo veo como una oportunidad de desarrollar ciertas cosas, porque Lezama ya trabaja bien. No es un lugar para desarrollar todo nuevo, es un lugar para impulsar. Por lo menos, lo veo así. Me gusta construir con la gente que está en el lugar.

- Tras visitar Lezama hace tiempo. ¿Qué conclusiones sacó?

- Me sorprendió para bien. Ya conocía Lezama antes de venir. Lo hice en el año 2011 y ahí viví su proceso. Me encontré con Edu Docampo, Vicen Gómez, Edorta Murúa, María Ruiz de Oña, José Mari Amorrortu. Son muy buena gente y me trataron muy bien. Desde ese momento he tenido una relación cercana con Lezama. En estos últimos cuatro años he venido como rival, conoces el ambiente, a los jugadores del primer equipo... Esas informaciones se van juntando y te haces una idea de lo que es el Athletic. Aquí hay sentimiento, responsabilidad, tenemos una materia prima sensible y una cultura arraigada. Todos son ingredientes para construir modelos y procesos de calidad. Se necesita acompañar a esos chicos con buenos profesionales, diciéndoles a los jefes que hay una base que va a permitir crecer en el futuro. Por mi experiencia en otras escuelas, el Athletic va a estar en la vanguardia. Ya lo está, pero vamos a dar un impulso. Es mi anhelo conseguirlo.

- Ha dicho alguna vez que tiene Lezama siempre en su cabeza.

Sí, porque me parece que el contexto de aquí es el ideal. Captamos el talento y lo implementamos con el proceso. De ahí salen jugadores para el primer equipo, para el segundo o para ejercer su profesión en la sociedad. No podemos incorporar talento de fuera y eso es maravilloso. No lo veo como una dificultad, lo veo como un valor. Y mira que vengo de fuera.

- ¿Qué opinión tiene usted ahora de cómo está la factoría del Athletic?

- Tiene una buena salud. Están el ADN, la intención, el trabajo, los profesionales válidos…

- ¿Y qué estima que se puede cambiar?

- Lo primero es volver a poner al jugador en el centro del proceso, reforzarlo y, a partir de ahí, ser coherentes. ¿Por qué digo esto? Hay que generarle una formación académica y personal, un desarrollo mental y psicológico que le va a servir para toda su vida. Hay un margen de mejora muy grande. Que todos los chicos que pasen por Lezama se eduquen, esto en mayúscula, en Lezama. Unos serán futbolistas del primer equipo y otros unos estupendos fisios, abogados, médicos, entrenadores o unos grandes directores de Lezama… que todo este sistema tenga un retorno. Todo eso no se puede hacer si no tienes los mejores profesionales. El nivel del entrenador tiene que aumentar y tenemos que ayudarle a conseguirlo. Es nuestra herramienta. Todo tiene que estar unido porque el jugador está en el centro. No digo que Lezama no tenga esto, pero hay que poner el acento para mejorar los procesos. Mi trabajo más arduo sería el primer año.

- Es consciente de que Lezama siempre está en el punto de mira.

- Eso me han contado. Y me encanta que lo esté. Podemos transformar la sociedad y que las cosas se pueden hacer de otra forma. En otros lugares siempre me han dicho que estamos en el ojo de la presión. En el Villarreal, en el Levante, en Rusia… convivimos con ello, con lo que implica la presión, pero con el convencimiento y el corazón que vamos a poner en el desarrollo profesional.

Siempre es la piedra angular, pero ahora, con las carencias para fichar que tiene el Athletic, la necesidad de sacar futbolistas para el primer equipo es más fuerte que nunca.

¡Pues qué bonito! Bienvenido esto. Es el lugar ideal. Con el proceso de las personas se obtienen resultados. Y cuando digo resultados no es el marcador, son cosas diferentes. Se transforma al jugador, le hacemos responsable de su rendimiento, de su vida, de sus valores, educación… todos los procesos suponen resultados. El marcador nos dirá que hemos ganado, empatado o perdido, pero en el cómo no va a haber discusión.

- Ha sido responsable de metodología en el Villarreal y en el Rubin Kazán. Viene con tablas.

Cada sitio es diferente, pero hay que adaptarse. El Athletic no se va a adaptar a Sergio Navarro, es Sergio Navarro el que se va a adaptar al Athletic. Tengo la capacidad de convencer a los entrenadores para trabajar juntos en la misma línea. No es un trabajo de Sergio, es un trabajo del Athletic. No soy ningún gurú, ni ningún listo, esto es un trabajo en equipo.

- ¿Cómo podría ayudar a los entrenadores que estén en el Athletic?

- Para mejorar a alguien hay que partir de él. Nuestro trabajo va a ser conocer al entrenador de Lezama, ver sus anhelos, entender sus potenciales y debilidades y, a partir de ahí, ellos son los que dan los pasos tras abrirles las posibilidades para que transiten por ese camino. Y yo voy a aprender con ellos. Queremos que el entrenador aprenda a mejorar su intervención con el jugador, para entender que la mirada también está en otro lugar.

- En sus conferencias habla del paso del éxtasis a la depresión. ¿Cómo se consigue el equilibrio en el fútbol, o en la vida?

- Educando, no hay otra. Entendiendo qué te está pasando, hacia dónde vas, y entendiendo los contextos a los que te vas a enfrentar, entendiendo que esto es un juego y que hay jugadores que pueden hacerlo mejor que tú. Es un proceso de aprendizaje y dedicación, no solo para el que llegue a debutar, sino también para el que no lo haga.

- ¿Qué perfil de futbolista cree que debe de ser el de un león o cachorro?

- El que sea él mismo. El chico que vive en Bizkaia tiene un contexto definido que le marca. El Athletic es pasión, intensidad y tener registros de esfuerzo. Queremos que tomen decisiones en función de lo que son ellos, con la conciencia del colectivo. Si eso lo conseguimos hacer a mucha velocidad imagínate la capacidad de ese jugador.

- En Villarreal ya ha aplicado ideas nuevas. Y han salido jugadores internacionales como Pau Torres, Rodri o Yéremy Pino.

- Emergió en ese momento. Había mucho chico encorsetado en la presión de ganar y decidimos que se liberaran. Nos recuerdan a Rodri, a Pau, pero el otro día en el Tenerife-Girona había seis jugadores del Villarreal que ejercen su profesión con diversión. Un jugador que se dedique profesionalmente al fútbol ya es un superviviente de un sistema.

- ¿Cómo se pone en contacto con usted Jon Uriarte?

- Por personas en común. A Carlos Aviña le conocía desde hace unos años. Hablo con Jon, él pregunta a Antonio Cordón -director y gestor deportivo- y éste les da mi nombre.

- ¿Qué le convence?

- El proyecto que me presentan se alinea con mis puntos de vista. Si yo fuera presidente de un club, el programa sería muy parecido al de Jon Uriarte. Existe un consenso que hace que empecemos a hablar y les cuento mi experiencia. Entonces, entendemos que podríamos trabajar juntos. Es un proceso de sinergias humanas,

- ¿Ha estado involucrado en alguna campaña electoral como éstas?

- Nunca. Estoy debutando.

- La candidatura que cuenta con usted se ha visto salpicada en una fea polémica.

Lo que opino es que Carlos (Aviña) es un buen profesional y es buena gente. Iba a hacer un buen trabajo, pero las circunstancias externas han hecho que se tomen unas decisiones que respeto y entiendo.