Yo votaría a Barkala

«Ricardo sabe escuchar y conciliar»

MARÍA LORENZO

Conocí a Ricardo cuando tenía 6 años y residía en Deusto. Él y sus hermanos Javi y Rober vivían en un piso muy pequeño, también con sus aitites y su tía Nati. Luego marcharon a San Ignacio, pero mantuvimos una relación de amistad que ha perdurado. Recuerdo con mucho cariño aquellos años. El aita era fresador, trabajó muy duro para darles oportunidades en la vida a los hijos. Esa actitud ha forjado el carácter de Ricardo, sin duda. Esos ejemplos, cuando eres joven, te marcan. Si en casa has visto esa forma de trabajar y esforzarse, eso luego lo llevas en tu forma de ser y actuar.

Toda la familia era muy conocida en el barrio. En aquella época era lo habitual, las relaciones entre vecinos eran estrechas y las referencias de unos a otros no variaban mucho. Ricardo siempre estaba dispuesto a echarte una mano y siempre con buena cara. Un carácter muy positivo y alegre, ayudaba en todo lo posible para facilitarte la vida. Como he dicho, teníamos muy buena relación entre familias y a veces íbamos a verle jugar en el Apurtuarte de Erandio. En el campo era tan fiable como fuera. Un buen deportista, un persona llena de vitalidad, como su ama, que es un torbellino.

Fue aita muy joven y tiene tres hijas maravillosas. Ricardo es capitán de Marina Mercante y siempre recordaré cómo la más pequeña de todas, Saioa, nació cuando él estaba en Japón navegando. Las dos mayores, las mellizas, son muy majas. Sin duda, una familia entrañable. Su mujer ha sido su pilar. Siempre muy unidos. La agenda de Ricardo siempre ha estado repleta de obligaciones, pero de una forma u otra siempre hacía que toda la familia estuviera muy orgullosa de su dedicación y profesionalidad. Y siempre me ha parecido que él, de lo único que ha presumido, ha sido de su familia, de su esposa especialmente.

Seguimos teniendo una relación muy cercana. Mi marido también ha hecho buenas migas con él, cuando quedamos con Ricardo no remolonea nada. A veces le da un poco de pereza salir, pero si es para quedar con Ricardo, no tarda nada en vestirse, será de las pocas veces que llega puntual.

Nos conocemos de toda la vida y he visto que desde pequeño ha sido responsable, serio y con un poder innato para sumar, para unir, avanzar en sintonía. Es una persona que sabe escuchar y conciliar. Seguro que eso lo dicen todos sus conocidos. Es un gestor eficaz, transmite mucha confianza. Pienso que es lo que el Athletic necesita.