Un día con Jon Uriarte

Cientos de mensajes, 30 llamadas, días sin horas