Jon Uriarte ha avanzado este miércoles parte de su proyecto IZAN Athletic. / efe

Uriarte promete «30 millones más al año», denuncia «ataques» y reconoce una «crisis en su equipo»

La candidatura IZAN Athletic se compromete a realizar una auditoría si llega a Ibaigane para testar la salud del club y presentar una radiografía del proyecto ante los socios «cada seis meses»

Robert Basic
ROBERT BASIC Bilbao

Jon Uriarte ha presentado en la noche de este miércoles las primeras líneas maestras del proyecto IZAN Athletic, centradas fundamentalmente en las áreas financiera, institucional, social, digital y comunicativa. Lo hizo poco antes de denunciar en una entrevista en Radio Euskadi «ataques de medios, plataformas...», presiones a «familiares y miembros de su candidatura« y reconocer que su equipo ha vivido en las últimas horas una «crisis» que le ha llevado a retrasar la presentación del proyecto. Uriarte dijo que era el momento de plantearse «cosas» y «dar un paso atrás para coger impulso». Después de informar de esta reflexión interna, el candidato zanjó las dudas: «Vamos hacia adelante». No es la primera vez que Uriarte asegura que están recibiendo críticas «malintencionadas» sin matizar de quién.

Por el momento, las pinceladas del plan deportivo que ha dado a conocer el candidato son bastante generales y están pendientes de desarrollo en los próximos días. Una de las prioridades del empresario bilbaíno pasa por aumentar los ingresos y acabar con un déficit estimado de entre «20 -30 millones» que, de acuerdo con su análisis, arrastra el conjunto rojiblanco. En este sentido, el titular de All Iron Group ha fijado como uno de los grandes objetivos explorar diferentes vías de negocio para «generar 30 millones más al año sin tocar cuotas ni el nombre de San Mamés». En caso de llegar la planta noble de Ibaigane, se compromete a realizar una auditoría para «confirmar las hipótesis» planteadas en su programa y presentar a los socios el avance de su proyecto «cada seis meses».

En el estudio realizado por la candidatura de Uriarte, se constata que el Athletic ingresa entre «30 y 40 millones» menos en concepto de 'ticketing' y cobros comerciales si se coteja su rendimiento con el del Top 30 de los equipos europeos. En este sentido, Uriarte afirma que las aportaciones de los patrocinadores suponen un «15% del total frente al 30% de otros clubes comparables». De ahí que haya resaltado la «importancia» de conseguir aportaciones de liquidez «internacionales» y profundizar en el Athletic femenino «como tendencia de generación de ingresos».

También se plantea ampliar la familia rojiblanca a través de fórmulas novedosas, como lograr la adhesión de «50.000 fans» -no socios- que efectuarían algún tipo de suscripción por valor de 2,5 millones de euros. Uriarte afirma que de seguir con el «actual ritmo de déficit», la caja de provisiones se quedaría vacía en 2027. Como una de las medidas, reivindica la necesidad de «ligar los sueldos de la primera plantilla a objetivos deportivos y el rendimiento anual».

Captación «agresiva»

En cuanto al perfil deportivo, Uriarte ha definido al equipo como «competitivo, con potencial y juventud», aunque detecta una falta de «ADN ganador en momentos clave». El análisis constata también la existencia de una «baja autoestima y riesgo de atocomplacencia», y de ahí que reivindique una mentalidad ganadora, «presencia sostenible en Europa y hegemonía en el fútbol vasco».

Como suele ser habitual en estos casos, IZAN Athletic insiste en la importancia de poner en marcha un «plan de intervención» para poner Lezama «en el siglo XXI», aunque subraya que la factoría rojiblanca es una «referencia global en la formación de jugadores». Por eso demanda que todos los años se incorporen «al menos cuatro canteranos» en la dinámica de la primera plantilla, además de reclamar una política de captación «agresiva» en edades tempranas. En este sentido, la plancha aboga que «al menos el 75% de los profesionales» que trabajan en Lezama tengan contratos «a jornada completa»

Desde el punto de vista social, se pone el foco en la «cohesión» de la masa social rojiblanca. Uriarte quiere tener «2.000 gazte abonos» en la grada y conseguir una ocupación media de San Mamés del «90%%. En el área institucional, se acentúa la importancia de adecuarse a los nuevos Estatutos y la candidatura se compromete a implantar las nuevas normas con un calendario encima de la mesa, con plazos. »Hay una necesidad de fortalecer al Athletic como institución que pertenece a su masa social«, explica Uriarte, quien además promete trabajar por la «igualdad, diversidad, sostenibilidad y la normalización del euskera».