Jon Uriarte. / IGNACIO PEREZ

Uriarte reivindica una «campaña limpia» ante los «golpes» que recibe

C. NIETO

Jon Uriarte denunció ayer la «mala intención» de algunas de las críticas más duras y «golpes» que está recibiendo en la precampaña a la presidencia del Athletic. «Cada día me acuesto pensando con qué mensaje me voy a despertar, no paro de recibir golpes por un lado y por el otro».

El empresario vizcaíno lamentó que se digan cosas «que no son ciertas y que están hechas con mala intención, que llevan a las personas a equívoco. Hablamos de campañas limpias y de 'fair play' y me preocupa lo que sufrimos nosotros. No es bueno para el Athletic», aseguró en una entrevista en Radio Popular de Bilbao. «Mi equipo tiene la piel gruesa, lo único que hacen estas situaciones es motivarnos».

Sobre las 18 personas, conocidas el miércoles a través de un comunicado, que le acompañarían en Ibaigane, Uriarte reivindicó su carácter independiente: «No tenemos cuentas pendientes con nadie. Somos un equipo que no forma parte de ningún grupo de poder. Estamos capacitados para transformar al Athletic». Una palabra, transformar, prácticamente convertida en su lema, que quiso matizar. «No queremos echar abajo todo. Con pequeños cambios y sin grandes revoluciones se puede hacer un gran cambio».

Sin autobuses el 24-J

El empresario bilbaíno también confirmó que la Junta Electoral ha rechazado la petición que formuló el miércoles de ofrecer autobuses para que los socios de toda Bizkaia puedan acudir sin problemas a las urnas el 24-J. «Lo habíamos dicho porque hay ciertas zonas que solo tienen cuatro autobuses al día, a veces es complicado. Queríamos facilitar que la participación fuese la mayor posible».