Borrar
Los jugadores rojiblancos se ejercitan en Lezama. Manu Cecilio
Los elegidos de Valverde

Los elegidos de Valverde

El técnico ha utilizado 25 jugadores en la Liga, con un bloque de doce fundamentales, igual que hizo Marcelino, pero sus apuestas han sido diferentes

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Jueves, 9 de febrero 2023, 01:15

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En la plantilla del Athletic los cambios se producen con cuentagotas de una temporada a otra. Algún jugador que llega, algún otro que se va... No hay un club más estable que el rojiblanco, básicamente porque no hay otro con su particular filosofía. De un tiempo a esta parte, si uno busca variaciones en este equipo tiene que mirar al banquillo, que en las últimas temporadas no es que se haya convertido en una silla eléctrica pero sin duda se ha movido más de lo deseable. Han sido cinco entrenadores en seis temporadas y, como consecuencia de ello, de que cada maestrillo viene inevitablemente con su librillo y con unos gustos muy personales, lo que más suele cambiar en el Athletic es el protagonismo que tienen unos jugadores u otros.

Esta temporada presenta muchas similitudes con la anterior en cuestiones fundamentales que afectan a los resultados del equipo. En la Liga, los rojiblancos suman 29 puntos, dos más que la pasada campaña después de veinte jornadas. Y también vuelven a ser semifinalistas en la Copa, aunque nadie discute que en 2022 el camino hasta ese escalón fue mucho más meritorio con aquellas dos grandes victorias ante el Barcelona y el Real Madrid. La situación, en fin, es más o menos la misma que entonces, pero es cierto que el equipo presenta diferencias que saltan a la vista. Respecto al juego, este Athletic es más ofensivo (29 goles frente a 20) y también más vulnerable en defensa (21 goles encajados frente a 16). Asume más riesgos y eso tiene una consecuencia evidente: ahora gana más partidos (8-6), pero también sufre más derrotas (7-5) y, desde luego, empata mucho menos (5-9).

Valverde ha utilizado hasta la fecha el mismo número de jugadores (25) de los que empleó Marcelino la pasada temporada. Txingurri tiene una base de 12, que son los que han disputado más del 50% de los minutos posibles en la Liga. La lista sería la siguiente: Unai Simón (1.800), Nico Williams (1.568), De Marcos (1.530), Yeray (1.507), Iñaki Williams (1.464), Vesga (1.394), Sancet (1.334), Berenguer (1.328), Vivian (1.174), Lekue (1.068), Muniain (1.031) y Berchiche (981).

El resto, la otra mitad no alcanza ni el tercio de los minutos posibles y en muchos casos presenta porcentajes anecdóticos. Descontando a Iñigo Martínez, cuyos escasos 810 minutos -los nueve partidos completos que ha jugado- son una consecuencia directa de su particular situación físico-contractual, la lista después de veinte jornadas va así: Dani García (588), Guruzeta (508), Raúl García (500), Zarraga (430), Herrera (308), Vencedor (135), Paredes (135), Villalibre (96), Morcillo (53), Balenziaga (44), Capa (6) y Adu Ares (4).

Las diferencias

Que se produzcan estos dos grandes bloques opuestos en la confianza que deposita un entrenador ocurre con mucha frecuencia. Con Marcelino, de hecho, también hubo sólo doce futbolistas que la pasada campaña disputaron más del 50% de los minutos en el campeonato liguero: Unai Simón (3.060), Muniain (2.799), Iñaki Williams (2.782), Vencedor (2.395), Iñigo Martínez (2.349), Dani García (2.189), Berenguer (2.174), Balenziaga (2.028), Vivian (1.985), Lekue (1.927), Yeray (1.860) y Raúl García (1.808). La diferencia de una temporada a otra, en fin, no se está produciendo en la cantidad de los jugadores en los que el entrenador confía sino en la identidad de los mismos. Seis son distintos, lo cual no deja de ser lógico teniendo en cuenta que el perfil del equipo ha cambiado y que el entrenador debe buscar a los jugadores que le parecen más aptos para interpretar su idea de fútbol.

Sin duda, el gran damnificado en este ejercicio ha sido Unai Vencedor, que ha pasado de ser un fijo para Marcelino –fue el cuarto al que más minutos le dio, un 70% del total– a tener una presencia anecdótica: 135 minutos, un 7,5%. También se podría hablar en este apartado de Balenziaga, aunque en su caso nadie duda de que se trata de una inevitable cuestión de declive físico. Y es que pocos entrenadores han confiado y defendido al lateral de Zumarraga como Txingurri, que en su anterior etapa en el club llegó a calificarlo como «nuestra joya con su corona». Balenziaga ha pasado de ser el octavo futbolista de la plantilla al vigesimotercero, de disputar el 59% de los minutos a disputar el 2,4.

Damnificados

Vencedor y Balenziaga han pasado ser piezas muy importantes a la casi desaparición

Cambio

La mitad de los doce jugadores más utilizados por Marcelino no lo son con Valverde

Hay otras diferencias no tan exageradas, aunque de un calado más importante por lo que significan. Por ejemplo, las que afectan a las dos grandes promesas del Athletic en este momento, a sus futbolistas jóvenes con mayor proyección. Oihan Sancet, por ejemplo, ha pasado de disputar el 41% de los minutos la pasada Liga a intervenir en el 74%. Y Nico Williams, sencillamente, ha despegado como un cohete. Del 38% de los minutos al 87, que le convierten en el futbolista de campo más utilizado por Valverde. El segundo es De Marcos, un jugador cuya carrera parecía destinada a una decadencia similar a la de Balenziaga y, sin embargo, ha revivido. De contar en un 49% de los minutos ha pasado a hacerlo en un 85. Quienes no han podido evitar ver claramente rebajada su aportación al equipo son dos clásicos como Muniain y Raúl García. El primero la ha visto reducida del 81% al 57% y el segundo, a la mitad, del 53% al 27%.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios