El equipo de los masoquistas

Unas veces la precipitación, otras la imprecisión y, en no pocas ocasiones, la merma en la confianza en las posibilidades propias impiden que el Athletic pueda marcar más goles

Juan Carlos Latxaga
JUAN CARLOS LATXAGA

La primera victoria de la temporada se suele celebrar con una alegría especial en el vestuario. Ganar los tres primeros puntos significa que la máquina empieza a funcionar y que lo trabajado en el verano sirve para algo, que el entrenador no anda descaminado y que, en definitiva, la vida es bella porque cuando se gana el domingo la semana es más

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores