Las gradas de San Mamés presentaron un aspecto desolador contra el Chivas. / luis ángel gómez

Un error de bulto

El amistoso ante el Chivas fue un rotundo fracaso de público, al revés de lo que ocurrió ante el Milan de Capello en 1993 y la Brasil de Ronaldo en 1998, cuando también se cobró al socio

Juan Carlos Latxaga
JUAN CARLOS LATXAGA

El primer amistoso disputado por el Athletic en el nuevo San Mamés se ha saldado con un rotundo fracaso de público. Solo 17.524 espectadores acudieron al campo, un tercio del aforo. Las gradas, sobre todo las altas, presentaron un aspecto desolador, impropio de un partido que se anunció como el evento inaugural de los actos conmemorativos del 12

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores