Etxeita ya es historia en el Athletic

Xabi Etxeita pelea por un balón con el jugador del Villarreal Pablo Fornals. /EFE
Xabi Etxeita pelea por un balón con el jugador del Villarreal Pablo Fornals. / EFE

El club comunica al central cedido en el Huesca que no renovará su contrato, que acaba el 30 junio y era susceptible de ser prorrogado por un año más, algo que ha descartado la dirección deportiva

Robert Basic
ROBERT BASICBilbao

Xabi Etxeita ya es historia en el Athletic. Solo faltaba la confirmación oficial y el club lo ha hecho público este martes: ha comunicado al central que no le renovará y que a partir del 30 de junio quedará libre para continuar con su carrera lejos de Bilbao. El contrato del defensa, que ha jugado cedido esta temporada en el Huesca, club que ahora mismo está en el ojo del huracán por una supuesta trama de amaños de partidos liderada por el exfutbolista del Real Madrid Raúl Bravo, incluía la posibilidad de una renovación automática por una campaña más que la dirección deportiva ha decidido no ejercer. De esta manera, el de Amorebieta dejará de pertenecer a la disciplina rojiblanca tras siete temporadas, 140 partidos y ocho goles con la camiseta del conjunto bilbaíno.

La carrera de Etxeita es una historia de un gran profesional que siempre ha sabido estar, en los buenos y en los malos momentos. Jamás se le ha oído decir una palabra más alta que otra y todos sus entrenadores sabían que tenían en él un seguro de vida, que activaban con más o menos regularidad y que cuando lo hacían siempre cubría sus necesidades. Podía jugar poco, mucho o nada, pero jamás ha faltado entrega y compromiso en su día a día. El central tuvo que salir fuera en busca de minutos y se marchó de Lezama, donde llegó en verano de 2006 y se enroló en el filial, para recalar en el Cartagena, primero, y en el Elche, después, donde hizo un buen trabajo que le valió sacarse el billete de vuelta. El expresidente Josu Urrutia apostó personalmente por él y le fichó gratis en 2013. Pasó desapercibido para Ernesto Valverde en su primera temporada, con solo tres partidos de Liga, pero fue de menos a más y acabó jugando bastante en las dos siguientes.

Título de Supercopa

Uno de los momentos más emotivos para el defensa ocurrió en verano de 2015, cuando ganó la Supercopa ante el Barcelona. Fue titular en ambos partidos y testigo de un 4-0 inolvidable en San Mamés y del 1-1 en el Camp Nou, que certificó la consecución del título. Aquella temporada disputó 30 encuentros de Liga, pero al año siguiente volvió a perder su cuota de protagonismo y ya no la recuperó. Ni con Valverde ni con Ziganda. Aun así, el Athletic le renovó por una temporada con opción a otra y luego le cedió al Huesca, equipo con el que ha sido titular indiscutible este año e incluso ha llevado el brazalete de capitán. No ha podido evitar el descenso del conjunto oscense y ahora, a sus 31 años, afronta nuevos desafíos profesionales. Eso sí, lejos de Bilbao, donde todo el mundo le recuerda como un profesional íntegro y con una ética de trabajo impecable.