Europa no permite fallar hoy al Athletic ante un Levante en caída libre

Imagen del entrenamiento de ayer en las instalaciones de Lezama./pedro urresti
Imagen del entrenamiento de ayer en las instalaciones de Lezama. / pedro urresti

Las opciones continentales delconjunto rojiblanco pasan por evitar un tropiezo este miércoles en San Mamés

Juanma Mallo
JUANMA MALLO

Prohibido fallar. Es el mensaje. El Athletic encara esta tarde en San Mamés (19.30 horas) el segundo encuentro de una trilogía que decidirá si puede luchar en el sprint final de la Liga por entrar en los puestos europeos. De momento, el primer partido se saldó con una estupenda victoria en Girona y, de paso, un apelotonamiento de los puestos que dan derecho a viajar por el Viejo Continente el próximo ejercicio. La sexta plaza, el botín más cercano, se encuentra a solo tres puntos y la plantilla de Gaizka Garitano ya habla de que colarse en estas posiciones nobles es el objetivo de una temporada que amenazaba con la tragedia y se ha convertido en todo un ejercicio de optimismo.

Desde la llegada del técnico de Derio, justo después de la humillación a la que le sometió el Levante en la primera vuelta -¡cómo cambian las cosas, ahora los valencianos tratan de alejar el fantasma del descenso!-, los vizcaínos se han convertido en una máquina de nutrir su casillero -son el cuarto equipo si se mira las 15 jornadas del entrenador vizcaíno- y ya nadie duda de su capacidad para acceder a uno de los premios de final de curso. Pero todas estas palabras, este esfuerzo, no valdrá de nada si hoy no se certifica con una victoria el sobresaliente crecimiento de este grupo. Un fallo convertiría, en función del resto de resultados -el Valencia, por ejemplo, recibe hoy al Madrid y el Sevilla mañana al Alavés-, todo en más complicado antes de cerrar el domingo este carrusel en Getafe.

Dos rachas enfrentadas

El Athletic, es un hecho, camina sin dudas desde el ascenso de Garitano. Cuarto, solo por detrás de los tres tiranos de la Liga; el saldo, ocho victorias, cinco empates y dos derrotas, ambas a domicilio. Solo ha recibido nueve goles -Iago es uno de los mejores porteros de la categoría- y ha anotado 16. El Levante, por su parte, aparece como la cara amarga de este tramo de la competición. Solo el Celta ha sido peor que el equipo de Paco López, que a principios de diciembre pensaba en Europa y ahora solo tiene una idea en su cabeza: no descender. Ha logrado once puntos, con dos triunfos (el 13%), y la distancia con la caída al infierno es de cuatro: eso le separa de un Celta que se resiste a caer. Es más, en los cinco últimos partidos, solo ha rascado dos puntos. Se encuentra en caída libre, y los vizcaínos deben tratar de aprovechar su ansiedad.

Vuelta de Yeray, ausencia de Dani

Garitano tampoco podrá contar esta tarde con su plantilla al completo. Una vez recuperado Yeray Álvarez, que no estuvo en Montilivi por sanción, se le ha caído de la convocatoria Dani García, lesionado en la visita a la escuadra de Eusebio Sacristán. A priori, todo hace indicar que el central de Barakaldo volverá a convertirse en la pareja de Iñigo Martínez, a pesar del extraordinario rendimiento brindado por Unai Núñez en los dos últimos encuentros. Y, en el centro del campo, estarán, salvo sorpresa -Iturraspe está en la lista-, San José y Beñat. A pesar de que existen otras alternativas, es la posibilidad más real para suplir al centrocampista, uno de los pilares de las alineaciones de su también entrenador en el Eibar. Aduriz, por su parte, sigue fuera.

Alivio por la ausencia de Bardhi

Ya sin nada en juego para el Athletic, la pasada temporada el Levante asaltó La Catedral. Superó con solvencia al cuadro de 'Cuco' Ziganda con Bardhi convertido en una pesadilla. Empató la diana inicial de Raúl García y luego anotó el segundo, para que, ya en el tramo final, Morales destrozase a los locales (1-3). Y aquellos dos tantos llegaron de la misma manera, con sendos magistrales saques de falta. Pues bien, el futbolista macedonio no pisará hoy San Mamés por sanción. A cambio, los peligros del cuadro granota se llaman Morales, nueve tantos, y Roger, diez. Entre los dos suman más del 50% del acierto valenciano. Por cierto, en la portería estará Aitor Fernández, criado en Lezama.